Son innovadoras herramientas y métodos que se pueden incluir en el aula, para complementar la educación. De hecho en algunos lugares del mundo ya se pueden ver estos robots emocionales en educación. Los docentes tienen el papel, en este caso, de guiar y proponer actividades y juegos, para el desarrollo y el favorecimiento de la interactuación entre alumnos y robot.

Robots emocionales en educación: crear experiencias afectivas entre robot y las personas

robots emocionales en educación
Fuente: baomoi

¿Por qué la educación ha de estar lejos de la diversión? Existen muchas empresas cuyos proyectos se basan en la creación de sistemas que descifren e interpreten los sentimientos, para que los robots emocionales en educación y otros ámbitos desarrollen aún mejor su objetivo.

Tomás Chamorro-Premuzic, investigador de la University College “- Los robots no necesitan sentir para actuar con inteligencia emocional-“ Muchos son los investigadores que reúnen recursos para las Tecnologías en educación más innovadoras.

Robots emocionales en educación: Aprender jugando

robots emocionales en educación
Fuente: euronews

Los más pequeños aprenderán a compartir, crear y a desarrollarse como persona ¡divirtiéndose! Estos robots tienen la capacidad de hacer volar nuestra imaginación y despertar la curiosidad.

Los alumnos podrán aprender interactuando con estos robots, de diseños diferentes, que les proporcionarán la magia emocional. Existen combinaciones diferentes para cada robots, de esta manera algunos son más ingeniosos y juguetones mientras que otros serán más tranquilos.

Niños con necesidades especiales: para niños y niñas con autismo

robots emocionales en educación
Fuente: sinapress

Aunque todo el mundo puede aprender con estos robots, los más beneficiados son aquellas personas con trastorno del espectro autista. Este trastorno afecta de manera diferente a las funciones psicológicas, como a la capacidad de comunicarse y mantener relaciones sociales, por ejemplo.

robots emocionales en educación
Fuente: phys

Uno de estos populares robots es el humanoide NAO, pues es el más cualificado para trabajar con niños y niñas autistas. Este robot viene con aplicaciones y juegos para que los docentes las puedan aplicar en el aula.

El robot humanoide NAO dispone de sintetizador de voz, micrófono, luces, sensores, entre otras muchas cosas. Además canta, habla, juega e incluso baila. Todo esto facilita el desarrollo de las capacidades cognitivas, motoras, emocionales y sociales; contribuyendo a luna mayor seguridad y autonomía.

robots emocionales en educación
Fuente: robogeek

Otro increíble ejemplo es el robot Aisoy1 el cual proporciona respuestas inteligentes generando, al igual que el anterior, un ambiente tranquilo y seguro para niños con autismo. Aisoy Robotics colabora con instituciones como la Clínica Universitaria UMH para desarrollar nuevas terapias diseñadas especialmente para los niños con estas necesidades.

Aisoy1 se hace querer gracias a sus acciones humanas como dormir si se acuesta, ponerse feliz cuando lo acaricias o enfadarse cuando lo tumbas. Acciones sencillas, pero que ayudan en el aprendizaje de los niños.

Robots emocionales en educación: Aisoy Lab app

robots emocionales en educación
Fuente: linkedin

Completa el robot con Aisoy Lab app para aprender muchas cosas de manera divertida. Esta aplicación nos ayuda a aprender a actualizarlo, conocer sus variables vitales anímicas, gestionar la información del robot; y además, podremos realizar retos, despertar la curiosidad de los pequeños, controlar las acciones del robot y muchas cosas más, que descubrirás al bajar la app. ¿Qué te parece?

La aplicación de Aisoy contiene muchas cosas interesantes como cuentacuentos, cálculo mental, matemáticas, idiomas y muchas cosas más. Recordemos que es inteligencia artificial (inteligencias múltiples).

Tu gran amigo robot: Aisoy1 KIK

robots emocionales en educación
Fuente: europapress

Aisoy1 KiK es la sexta generación de Aisoy1, un robot emocional y educativo, creado en España. La tecnología ha hecho que incluya un motor que le permite evolucionar según su propia experiencia de “vida”.

Los sensores de cada robot es diferente, algunos pueden captar pistas que revelan el ánimo de la persona, por ejemplo. Esta tecnología es capaz de analizar los gestos faciales, cambiar la postura del cuerpo, variar la voz e incluso la tensión de los músculos… estas son solo algunas de las cosas que se pueden ver en este tipo de robots.

Todos los programas de los que consta Aisoy son herramientas perfectas para que los terapeutas y profesionales puedan utilizarlas. Aunque esto no significa que las familias no puedan utilizarlas en sus casas. En la actualidad las tecnologías de la información y la comunicación están más avanzadas de lo que creemos.

Diferentes diseños de robots emocionales en educación

robots emocionales en educación
Fuente: euronews

Como he comentado anteriormente no solo existe un tipo de robot emocional. En el mercado ya podemos ver muchos otros como “Pleo” el cual tiene forma de simpático dinosaurio y dan ganas de abrazarlo. También encontramos a “Nuka” cuya forma de graciosa foca está diseñada para trabajar con niños de necesidades especiales. Otro robot es “Leka” cuya forma esférica favorece la interacción de los niños a través de la asociación de movimientos, colores y sonidos. ¿Has oído hablar de ellos?

Robots emocionales en educación: Pepper

robots emocionales en educación
Fuente: hw

Este increíble robot emocional diseñado y creado por Masayoshi, sabe entender las emociones de las personas. Por este motivo se puede conversar con el como con cualquier otro humano, o eso parece.

El creador soñó un día con crear un robot amigo inspirado en el personaje manga Astro Boy. Así que el fundador y el propietario del grupo SoftBank, lo consiguió años después.

Pepper fue diseñado por Masayoshi y desarrollado por la empresa francesa Aldebaran Robotics. Desde mediados del 2015 se vende en Japón por un precio de unos 1.420 euros.

Su base de datos se encuentra en la nube y éste es capaz de analizar las expresiones de su interlocutor y dar las respuestas más acertadas. El robot Pepper dispone de reconocimiento de voz, múltiples sensores, movimiento de brazos, de manos y de la expresión de emociones.

Pepper reconoce las cosas cuando las toca y es capaz de medir las distancias. Además es capaz de obtener las respuestas correctas a los estímulos que recibe gracias a l uso de su conexión a Internet, micrófonos, dos cámaras y su batería de larga duración.

¿Qué te parece incluir los robots emocionales en educación de los niños? ¿Podrías incluir algo más con respecto a este tema? ¿Alguna vez has escuchado hablar de este tema tan interesante?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here