Muchos centros educativos apuestan por la enseñanza bilingüe, otros por impartir el idioma con nuevas metodologías que fomenten el aprendizaje y algunos centros públicos contarán próximamente con auxiliares de inglés nativos que refuercen la parte oral de los alumnos.  España está cambiando su forma de enseñar inglés en los colegios y los jóvenes tienden a aprender la parte oral más rápidamente que la escrita, a pesar de que históricamente se hacía un mayor hincapié en la labor den redacción y en la gramática en la mayoría de los centros de secundaria españoles.

Así se desprende del estudio EPI-School de EF Education First realizado por alumnos de Secundaria y Bachillerato, que señala que los estudiantes tienen un nivel B1, cercano al B2, en el ámbito de la escucha y la conversación mientras que el escrito y leído está en A2, lindando prácticamente con el B1.

Las razones de esta diferencia se deben a que las habilidades para escuchar se desarrollan con mayor rapidez. Un ejemplo sencillo puede verse en la propia lengua materna, que se puede abordar oralmente de forma intuitiva mucho antes de lograr transcribirla en papel. Además, fuera de la escuela es más fácil que los alumnos se expongan al idioma a través de conversaciones con personas de otros países, visionado de series o películas en lengua extranjera o a la escucha y repetición de canciones en inglés. Esto unido a que “en las aulas cada vez se hace más hincapié en la enseñanza de un buen inglés oral y a la presencia de profesores nativos en las clases, logra que los alumnos destaquen en la parte oral y de escucha frente a la escrita y leída”, destaca José Alberto Lora, Director de EF Madrid.

Esta disonancia en el aprendizaje y la necesidad de corregirla ya se ha empezado a trasladar a las competencias exigidas por la comunidad docente, que cada vez da un valor más equilibrado a ambos espectros idiomáticos en distintas pruebas académicas. La más importante de ellas es la EBAU o EVAU, según la comunidad autónoma, que es el equivalente a la PAU. En esta prueba, y en otras académicas similares, cada vez se demanda al alumno un mayor equilibrio entre ambas habilidades, las referidas al oído y a la lectura.

Claves para sacar buena nota en todas las áreas de inglés y reforzar el idioma el verano

Según expertos en la enseñanza de idiomas, “lo importante es tener un currículo equilibrado, con buenas habilidades orales, reforzar el vocabulario y no dejar de lado la escritura y lectura”, afirma Emilio Carnevali, Director de Relaciones Institucionales de EF. Por eso, recomiendan en este final de curso realizar actividades tanto en las aulas como en casa que refuercen cada una de las áreas del inglés. “No hay nada mejor que aprender divirtiéndose”, recalca Carnevali. A través de juegos online, apps, películas, series, vídeos de youtube, canciones, lugares de encuentro para hablar con nativos, el idioma se afianza con mayor facilidad.

Hoy en día, “el inglés ha dejado de ser una opción, algo que añades al currículum como un extra. Es una necesidad que los alumnos terminen el colegio dominando el idioma. Sin embargo, a pesar de que se enseña inglés en la escuela durante años, luego son pocos los jóvenes capaces de mantener un conversación en un nivel avanzado y escribir un texto correctamente”, explica Lora.

Por ello, además de en las clases, es necesario reforzar con una ayuda extraordinaria lo que ya se aprende en los colegios o institutos y la mejor forma para dar un impulso al idioma en verano es vivir en un país extranjero. Son muchos los expertos que coinciden en que una de las mejores maneras de aprender de verdad un idioma, sus expresiones, jergas y entender los distintos acentos, es mediante cursos inmersivos o campamentos en el extranjero durante el periodo vacacional.

“Es la forma más natural de aprender un idioma: vivirlo, hablarlo, escribirlo en tu día a día”, defiende Lora. Del mismo modo, sostiene la importancia de no abandonar el idioma durante el verano y complementar la formación con cursos durante las vacaciones.

Dejar respuesta