A la Generación Z, formada por los nacidos entre 1994 y 2009, les preocupa profundamente el sistema educativo y su falta de adecuación con los requerimientos que encuentran en el mercado de trabajo. Esta es una de las conclusiones de la II Fase del estudio Generación Z: EL DILEMA, elaborado por ATREVIA y Deusto Business School, en el que se revelan las claves obtenidas en un estudio cualitativo y cuantitativo sobre la primera generación auténticamente digital. El informe, realizado a partir de una encuesta a jóvenes de entre 14 y 23 años, cobra máxima actualidad estos días con motivo de las pruebas de selectividad para acceso a la Universidad en nuestro país.

Esta generación, formada por alrededor de 7,4 millones de jóvenes en nuestro país, ve con preocupación la escasez de contenidos prácticos en los planes de estudio y considera insuficiente la incorporación de la digitalización en los programas académicos de las universidades. Así lo piensan  el 64% de los encuestados que sitúa la inversión en educación como una de las principales prioridades para el desarrollo del país.

En este sentido, los Z reclaman una mayor práctica con herramientas tecnológicas, no sólo para conocerlas sino para disponer de las capacidades profesionales que les exige el mercado. Además, para los Z también existen grandes deficiencias en el aprendizaje del inglés, otra de las competencias profesionales que el mercado les pide. Hasta ahora, para cubrir este vacío en su formación, los jóvenes Z han encontrado en Internet su mejor aliada. Las webs y principalmente Youtube, les han permitido desarrollar habilidades autodidactas y satisfacer todas sus inquietudes de aprendizaje.

El estudio también analiza las principales demandas que distinguen a esta generación en lo que respecta al trabajo. Los primeros jóvenes Z que comienzan a incorporarse al mercado laboral suponen todo un reto para las empresas y los profesionales de RRHH que tendrán que estar a la altura y conseguir ofrecer una organización atractiva para ellos.

Su trabajo ideal

La generación Z no busca tanto trabajar como vivir una experiencia profesional afín a su forma de entender el mundo en el que vive: interrelacionado, transparente y marcado por la imagen y las imágenes.

Estos jóvenes componen la primera generación que no aspira a tener el mismo trabajo toda la vida. La flexibilidad laboral y los continuos cambios en el mercado de trabajo forman parte de su imaginario colectivo.

Atrás quedan prioridades como el salario o la estabilidad laboral a la hora de seleccionar su trabajo ideal. Prácticamente todos los encuestados anteponen el buen ambiente, la posibilidad de conciliar su vida personal y profesional y las posibilidades de desarrollar su carrera.

Otra de las conclusiones extraídas en el informe es su predisposición por emprender y trabajar con independencia. El grupo mayoritario, el 36% de los encuestados, declara preferir montar su propia empresa o trabajar por cuenta propia. Por debajo figuran las opciones de trabajar por cuenta ajena en una empresa privada o hacerlo en la administración pública con el 27% y el 21% respectivamente.

No aspiran a ser jefes, el 65% de los encuestados que afirma preferir trabajar por cuenta propia lo hace por las cuotas de autonomía e independencia a la hora de poner en marcha sus propias ideas. En otras palabras, tener libertad para ser creativo es su principal motivación, suponiendo sólo un 8% el hecho de ganar más dinero y un 6% no responder ante jefes o mandos superiores.

Para la elaboración del estudio Generación Z: EL DILEMA se han realizado más de 600 encuestas a miembros de esta generación y 7 focus group en los que han participado más de 50 directivos de RRHH y Marketing así como jóvenes de entre 14 y 23 años. Este estudio muestra los principales resultados a nivel nacional aunque pronto se extenderán también a Portugal y otros países de Iberoamérica. Los autores del estudio son Núria Vilanova, Iñaki Ortega Cachón, Isabel Lara, María del Barco e Iván Soto San Andrés.

Dejar respuesta