Empieza la universidad con buen pie

Se acerca el final del verano y con él el inicio del curso escolar. Para muchos, el inicio de una nueva etapa en la vida con el cambio de la escuela a la universidad. Éste es un momento crucial en la educación de una persona, ya que empieza a encaminarse en la dirección en la que probablemente vaya a desarrollar su vida laboral. Por ello, es importante afrontar estos momentos con seguridad y ganas, preparándose lo mejor posible para que el salto no sea tan exigente. En este sentido, la organización juega un papel decisivo, y contar con el material escolar adecuado te ayudará a empezar las clases con buen pie. Aún así, además de una correcta preparación y planificación de los estudios, existen otros factores a tener en cuenta a la hora del comienzo.

Elige bien a tus profesores

Si bien esto no es siempre posible, conviene siempre informarse al menos de quién va a ser tu instructor en cada asignatura, ya que de esta forma sabrás siempre qué puedes esperar del curso. Cada profesor es un mundo, y cada alumno tiene una visión y unas expectativas diferentes, por lo que adaptarse a unas exigencias o a una metodología que no compartes es algo con lo que vas a tener que lidiar en más de una ocasión.

Haz la mayor cantidad de contactos posible

Los primeros días la mayoría de la gente está en la misma situación que tú y tiene las misas inquietudes, por ello es el momento ideal para empezar a conocer gente. Además de la posibilidad de hacer amigos y poder socializar durante tus años de estudio, todos los contactos que hayas hecho durante este tiempo pueden servirte en el futuro en el aspecto laboral, ya que probablemente te vuelvas a encontrar con más de uno a lo largo de tu vida profesional.

También te puede interesar:
¿Dónde buscar prácticas universitarias?

Acercarse a los docentes

Uno de los cambios más significativos al pasar de la educación secundaria a la superior es la actitud de los profesores. Por todos es sabido que los profesores universitarios no son ni remotamente igual de cercanos con los alumnos que los de la escuela, siendo en la mayoría de casos tan sólo un número más que evaluar. Así pues, vas a tener que aprender a ser independiente y no necesitar de alguien que te guíe en cada paso. Sin embargo, existe una opción con la que poder establecer una relación más personal con el profesor, y ésta es apuntándote a las actividades extracurriculares que organize como conferencias o talleres. De esta forma, además de darte a conocer ante el que será tu evaluador, podrás ampliar tu red de contactos útiles en el futuro.

Unirse a asociaciones

Dentro de las facultades siempre existen todo tipo de organizaciones que reúnen a los estudiantes en torno a intereses o inquietudes comunes. Las más habituales son las de carácter político, ya que periódicamente se celebrarán elecciones para elegir a los represantes de los alumnos. Sin embargo, existen asociaciones de todo tipo, con lo que informarse sobre ellas es una buena forma de conocer la universidad desde el principio.

Siguiendo estas pautas, la integración resultará seguro mucho más sencilla. Al final es una etapa educativa más, pero una etapa de crecimiento que recordarás toda tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here