Aprende a emprender y monta ahora tu propio negocio

Hoy en día, vivimos en la era del emprendimiento, donde los negocios de innovación y tecnología marcan las pautas del mercado empresarial. Y aunque, por lo general, en las escuelas, institutos y universidades no se le suele dar mucho protagonismo a las materias de emprendimiento, lo cierto es que son una de las opciones preferidas por muchísimos estudiantes, que quieren ver aplicados todos los conocimientos teóricos que han aprendido directamente en su propio negocio. 

Aunque en España no se apoye de forma gubernamental a los autónomos y emprendedores (al menos, no tanto como se debería), lo que sí es cierto es que cada vez más jóvenes tienen claro que su futuro pasa por montar su propio negocio, con ideas nuevas y rompedoras. Además, el hecho de querer emprender un negocio desde cero conlleva un aprendizaje muchísimo más amplio y completo, ya que, además de sacar adelante el propio trabajo de la empresa, también tendremos que preocuparnos por dedicar nuestro tiempo a labores administrativas, de gestión y estrategia o de relaciones públicas, entre muchos otros aspectos.

A día de hoy, con el auge de Internet sí es cierto que los jóvenes emprendedores pueden encontrar mayores fuentes de información que les permitan ampliar sus miras, observar cuáles son las experiencias de otros emprendedores o conseguir financiación con nuevos métodos como la nueva plataforma de crowdfunding para proyectos universitarios. Se trata, sin duda, de recursos de fácil acceso que pueden ofrecer información útil y de calidad para desarrollar cualquier negocio de una forma más sencilla.

Como somos conscientes de que el apoyo a los jóvenes emprendedores no es algo común, en el artículo de hoy hemos querido resumir los puntos más importantes a tener en cuenta para que podáis sentar las bases de vuestra idea de negocio y empezar a rentabilizarlo de forma fiable y controlada.

Planifica y estudia tus posibilidades

Lo primero que cualquier emprendedor debe saber para comenzar a desarrollar su idea de negocio es que deberá dedicar muchas horas de trabajo a pensar de forma estratégica sobre la empresa. Para esto, es importante que invirtamos mucho tiempo y esfuerzo en informarnos, entre otros temas, sobre cómo se crea una idea de negocio, cómo se puede preparar un plan de empresa inicial o qué aspectos del mercado y del público nos afectan directamente como empresa.

Si somos capaces de crear un plan donde hayamos estudiado todas las posibilidades que se nos ocurran y que puedan influir de forma directa en nuestro futuro negocio estaremos minimizando el riesgo y aumentando la posibilidad de conseguir beneficios de forma más rápida y segura.

La rentabilidad

Uno de los aspectos que más preocupa a cualquier emprendedor cuando va a montar su propio negocio es cómo sacará rentabilidad de él de manera sencilla y rápida. Sacar una idea adelante empezando por rentabilizar tu negocio es algo que todos los trabajadores por cuenta propia deberían estudiar de forma pormenorizada antes de salir al mercado. Para esto, debemos conocer algunas claves básicas que nos dirán en qué asuntos debemos fijarnos para ir sobre seguro.

También te puede interesar:
10 tutoriales fáciles de manualidades para el Día de la Madre

Por una parte, debemos dedicar cierto tiempo a estudiar el mercado donde vamos a desarrollar nuestra marca. En este sentido, debemos analizar la situación socio económica del país donde vayamos a realizar la actividad, entrando también en cuestiones por ejemplo de subvenciones y ayudas o leyes que puedan afectar de manera positiva o negativa a nuestro negocio.

Además de esto, también debemos analizar el entorno en el que nos moveremos: online, offline o ambos. En este caso, debemos estudiar las tendencias de consumo de ambos entornos, intentando mirar un poco más allá y viendo qué partes pueden ser más provechosas para nuestra empresa.

Además, el último punto que debemos estudiar para conocer de manera más profunda la futura rentabilidad de nuestro negocio es observar a la competencia, intentando extraer aquello que hacen mejor y peor que nosotros, para poder diferenciarnos.

Conoce tu público

Está claro que, además del mercado en el que nos vayamos a mover, otro de los aspectos clave para que un negocio emprendedor triunfe es conocer a la perfección a su público objetivo. En este sentido, debemos estudiar todo aquello que pueda llegar a afectar de un modo u otro a nuestros posibles clientes.

A través de encuestas o cualquier otro recurso de extracción de información, debemos intentar delimitar en qué parte de la sociedad se enmarcan nuestros consumidores. De esta forma, podremos tener centralizada toda la información relativa a su nivel socioeconómico, su nivel de estudios, sus hábitos de vida, su edad y un sinfín más de parámetros que pueden ayudarnos a conocer mejor a nuestra audiencia y, sobre todo, a enfocar nuestras acciones de una manera más directa y segura.

Así, tanto si queremos hacer una campaña para aumentar las ventas, como si buscamos crear una reputación para nuestra marca o, simplemente, darnos a conocer en el sector, tendremos a nuestro público segmentado y sabremos cómo enfocar las acciones para que obtengan mejores resultados. Del mismo modo, con un análisis pormenorizado de nuestro público podremos conocer cuáles son sus gustos y qué campañas les gustarían más y les encajarían mejor con nuestro negocio.

Crea una marca

Finalmente, después de haber estudiado todas las cuestiones técnicas relativas al desarrollo de la idea de negocio y del plan de empresa nos quedará otra parte fundamental para sacar adelante cualquier negocio de emprendimiento: la creación de nuestra propia marca. 

En este sentido, debemos trabajar desde el nombre de nuestra empresa, hasta los colores corporativos, el logotipo, las tipografías o el packaging de nuestros productos. Algo indispensable para cualquier empresa es, por ejemplo, el manual de Identidad Visual Corporativa, que nos ayudará a tener una imagen coherente y cohesionada que sea reconocible de manera sencilla por nuestro público.

Del mismo modo, también debemos trabajar la historia corporativa, los valores de la empresa, intentando trasmitirlo todo de una forma cercana y empática que nos haga sacar puntos en común con nuestros futuros clientes para que confíen en nosotros como marca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here