En un año difícil para todo mundo, la educación en los países en desarrollo, sufre aún más; teniendo en cuenta que la misma ya pasa en países del llamado primer mundo, tiempos convulsos;  hay en ella un gran  retroceso en aquellos países donde el acceso a la educación es un privilegio del que gozan muy pocos. Los países en desarrollo se enfrentan con un 20% de los jóvenes que no han terminado la enseñanza primaria y carecen de competencias para encontrar trabajo.

El  20% de una población mayoritariamente joven, ya nos planea la preocupante situación en que dichos jóvenes se enfrentarán a la búsqueda de un trabajo para el que no están capacitados, y con lo que lógicamente no tendrán oportunidad alguna. El décimo Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, intitulado Los jóvenes y las competencias – Trabajar con la educación, nos acerca a estas estadísticas muy deprimentes para el futuro.

200 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años ni siquiera han llegado a terminar sus estudios primarios y, más de un 12,5% de ellos engrosan los números del desempleo y más de un 25% desempeñan trabajos que lejos de ayudarles a superarse, los mantendrá en el umbral de la pobreza o por debajo de éste. Esto nos deja entrever que pese a los esfuerzos, estamos muy lejos de alcanzar los seis objetivos de la Educación para Todos (EPT) establecidos el año 2000.

educacion

Cierto es que  la realidad es que hay 250 millones de niños en edad de cursar primaria, que no saben leer o escribir; y además hay 71 millones de adolescentes que no están escolarizados en la enseñanza secundaria, los jóvenes de las clases pobres urbanas cursan menos años de estudios que los de las regiones rurales. Más del 25% de esos jóvenes pobres de las ciudades ganan apenas algo más de 1,25 dólares por día.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), estima que en los países desarrollados hay 160 millones de adultos carentes de las competencias necesarias para leer un periódico o presentar una candidatura a un puesto de trabajo. El Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo del presente año se estima que para lograr la escolarización universal en el primer ciclo de la enseñanza secundaria en los países pobres se necesitarían unos 8.000 millones de dólares anuales.

Estos   son adicionales a los 16.000 millones de dólares requeridos cada año para la universalización de la enseñanza primaria. Y aunque algunos colaboran,  los 3.100 millones de dólares asignados a la enseñanza superior nunca llegan a beneficiar a los sistemas educativos de los países en desarrollo, porque se destinan esencialmente a financiar la escolaridad de los estudiantes extranjeros en los países donantes de ayuda.

Esos fondos bien utilizados ayudarían a reducir el déficit de competencias de la juventud necesitada de los países pobres. La cantidad que se requiere para cubrir  la escolaridad de un estudiante universitario nepalí en un país desarrollado podría cubrir fácilmente el  acceso de 229 jóvenes compatriotas suyos al sistema de enseñanza secundaria en Nepal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here