Los profesores juegan un papel fundamental en la vida de los niños. Su rol es el de acompañar y servir como modelo para muchas de las actitudes que demuestran los niños a lo largo de su paso por la escuela. ¿Cómo saber si tenemos vocación de maestros?

A la hora de descubrir la vocación de maestros tenemos que prestar atención a diferentes pistas que nos indicarán si nuestra personalidad es compatible con la difícil tarea de ayudar y educar a los más pequeños. Si quieres ser un maestro debes tener en cuenta que muchos niños te tomarán como ejemplo a seguir, a algunos estos les resulta placenteros, pero para algunas personas es una carga demasiado grande.

Fuente:  De10
Fuente: De10

Las tres bases de un buen maestro

Más allá de impartir conocimientos y habilidades, un maestro debe tener una identidad. Se trata de vivir con una actitud positiva y aprovechar al máximo hasta sentirse realizado por las cosas que hacemos en el aula. La misión del docente es personal, pero también colectiva. Antes que pensar en un sueldo, una forma de saber si tenemos vocación de maestros es descubrir porque queremos hacerlo. ¿Es por dinero? ¿Es por sentirnos plenos?

También hay que prestar atención a los tiempos que corren. Los docentes de hoy no son mismos de hace algunos años. Las tecnologías y los temas cambian, es importante no fosilizarnos y resistirnos al cambio. Solamente podremos demostrar nuestra vocación de maestros si disfrutamos a pleno el desafío de enseñar y encontrar nuevas formas de comunicar nuestros saberes.

Por último, uno de los rasgos que determina una correcta vocación hacia la docencia es nuestra habilidad para desarrollar competencias en el otro. Competencias entendidas como conjuntos de habilidades, valores, actitudes y destrezas. Si somos buenos para transmitir esto, entonces podremos sentirnos realizados como docentes y como individuos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here