¿Qué es la práctica del grooming? ¿Qué medidas tomar ante esta situación?

La práctica del grooming es por desgracia desconocida, aunque este nombre quizás no te suene de nada. Cuando a algunos adultos se hacen pasar por menores en Internet o intentan establecer un contacto con niños o adolescentes y que éste dé pie a una relación de confianza, pasando después al control emocional y, finalmente, al chantaje con fines sexuales… se suele denominar con este término.

Práctica del grooming: ¿Cuáles son los objetivos?

práctica del grooming
Fuente: thestar

Obviamente los objetivos suelen tener fines sexuales ya sea producción de imágenes o vídeos de connotación o carácter sexual destinados al consumo propio o enviado a redes de pornografía infantil; o bien para encuentros en personas con ese menor y abusar del mismo. También pueden tener otro objetivo y este es la explotación sexual y prostitución infantil.

Práctica del grooming: ¿Cómo ocurre?

práctica del grooming
Fuente: thetornadotimes

El contacto entre ambas partes suele comenzar a través de algún medio de internet como redes sociales, plataformas de juegos, foros, comunidades online. Todos estos servicios bien pueden ser utilizados por mucho menores con una finalidad de conversar sanamente, como niños.

El agresor puede utilizar un engaño para facilitar el acceso a la posible víctima creando un perfil falso con edades y gustos similares a las del menor. De esta manera resultará atrayente para aceptar la solicitud de amistad. Después de esto puede proponerle al menor seguir conversando por privado o quizás una videollamada, por whatsapp o skype.

Estos adultos que se hacen pasar por niños pueden tener una paciencia infinita, en algunos casos, y pueden llegar a ganar la confianza del menor hablando con ellos de manera habitual durante un tiempo. En un momento más avanzado de la relación de confianza puede engatusar al niño con algún regalo físico o incluso virtual o quizás una promesa.

Poco a poco irán intimando con el menor o los menores y poco a poco las conversaciones irán subiendo de tono. De esta manera conseguirán que el menor baje la guardia y que confíen más en su nuevo “amigo”. De esta manera pueden llegar incluso a enviar material como imágenes o vídeos íntimos. Puede que incluso le sonsaquen algún secreto que luego puedan utilizar en su contra, cuando no quieran cumplir con los deseos del futuro agresor. Echa un vistazo a los mejores blogs de docentes para el uso de la tecnología en la educación.

Práctica del grooming: ¿Cuáles son las consecuencias para el menor?

práctica del grooming
Fuente: girosalut

Serán de diferente gravedad que pueden ir desde el abuso y la agresión sexual, pues la petición de fotografías y vídeos ya se considera un abuso. A veces los niños son chantajeados para mandar de forma “voluntaria” esa información de ellos y después aún más cuando el agresor la tiene en su poder.

Si el niño llega a verse con la otra persona, el agresor puede llevar a cabo las agresiones sexuales de manera física. De esta forma compromete, nunca mejor dicho, la seguridad física y emocional del menor.

En estos casos la ansiedad y la depresión son consecuencias psicológicas habituales que aparecen después del abuso. Esto también dependerá de la situación y de la duración de la misma.

Los problemas de vergüenza ante los padres o amigos, la sociabilidad, el rendimiento académico y la autoestima se ven deterioradas y muy afectadas. También habrá menos facilidad de concentración para todas las tareas, incluso estudiar. El menor puede aislarse de forma sistemática debido a los abusos. En última instancia pueden incluso negar que esto haya ocurrido por miedo o vergüenza a los sucedido.

¿Cómo podemos prevenirlo?

práctica del grooming
Fuente: thetimes

Es importante enseñar a los niños a mantener una navegación segura y acordar así normas de uso en internet en casa. La educación sobre las tecnologías y su uso es fundamental para la seguridad de los menores. También es una buena idea dejar que usen los dispositivos en zonas comunes y no dejarlos solos en su habitación.

Se pueden extremar las precauciones, cuando los niños son muy pequeños, de utilizar los dispositivos en familia. Son estrategias buenas para educar sanamente a los niños en las tecnologías, pero llegará un momento en el que debamos darles autonomía en este campo.

En cualquier conversación online debemos ser cautos a la hora de compartir nuestra información personal y mantenernos alerta: no todo es lo que parece. Además deberemos evitar prácticas de riesgo pues en internet es bastante fácil hacerse pasar por quien no es. Por este motivo es importante explicarles que hay personas que pueden ser malas. Con un lenguaje sencillo para que el niño entienda que no todo el mundo es bueno y que hay gente que engaña con los perfiles para hacer daño.

Con el tiempo es necesario plantearnos si son suficientemente maduros para tener su propio móvil o dispositivo, con la responsabilidad que eso conlleva. Enviar fotos o realizar videollamadas es un riesgo sobre el que no siempre reflexionan, pueden producir un contenido comprometedor o íntimo sin que ellos sean conscientes de esto.

Debemos hablar con naturalidad del amor y la sexualidad a los niños, así pues esto les ayudará a diferenciar las relaciones saludables de las que no lo son. Realmente deben conocer cómo ocurre una situación de grooming y sus consecuencias para saber cómo protegerse.

El acceso de los menores a Internet debe ser progresivo y contar con el respaldo de un adulto, para que aprendan poco a poco cómo utilizar las nuevas tecnologías de forma segura y responsable. Para los niños más pequeños, podemos instalar sistemas de control parental en los dispositivos, para limitar su uso y supervisar su actividad.

Práctica del grooming: Cómo reaccionar en caso de problemas

práctica del grooming
Fuente: telegraph

Si por desgracia ha ocurrido algo, de cualquier índole, los niños deberían saber que pueden acudir a los adultos de su confianza en busca de ayuda, ya que se trata de un problema de gravedad.

Si el menor ha decidido contarnos lo que ha ocurrido o está ocurriendo, debemos valorar el esfuerzo que eso supone y no dudar o cuestionar sus palabras. No culpabilizar a la víctima y reafirmar nuestro apoyo en todas sus formas. No le regañes.

Los adultos no debemos dejarnos llevar por la situación o actuar sin pensar. No debemos hablar con el acosador o borrar información relevante como las conversaciones, fotos enviadas, el perfil de la red social, etc. Y mucho menos debemos aceptar un chantaje del agresor.

Ante una situación de grooming es imprescindible contactar con la policía porque es un delito que ellos sabrán indicarnos los pasos a seguir. Además, puede haber otros menores afectados por un mismo acosador así que con nuestra denuncia nos implicaremos en su detención.

Las consecuencias son complicadas y difíciles de afrontar, tanto para el menor como para su familia. Por este motivo es bueno que acudan a un centro de apoyo emocional para ofrecer el seguimiento necesario.

¿Conoces más a cerca de la práctica del grooming? ¿Quieres saber un poco más a cerca de las nuevas tecnologías educativas: ¿herramienta o distracción?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here