El poeta cordobés Juan Carlas Morales Rodríguez es el autor del poemario para niños “Andalucía” en el que narra en verso la historia y los datos más importantes de cada una de las ocho provincias andaluzas. Hoy veremos la provincia de Huelva.

HUELVA

La orilla de las tres carabelas

La provincia occidental

de la andaluza región

limita con Portugal.

desde su bello rincón.

Por el norte, Extremadura,

propia personalidad,

y por el sur, mar y dunas

en el marco regional.

Andévalo y Aracena

forman las estribaciones

de la gran Sierra Morena

de la que son eslabones.

Portus Marín es su escudo

Terra Custodia proclama

ese es el emblema suyo

al que todo el pueblo ama.

Ayamonte, Guadiana,

Sanlúcar, Guadalquivir,

Huelva con sus tierras llanas,

buen sitio para vivir.

Dólmenes y enterramientos

de su Prehistoria nos hablan

y vestigios de otros tiempos

nuestra atención nos reclama.

Tharsis, Saltés, Aljaraque,

de fenicia fundación

vivieron estos parajes

hasta romanización.

Dos siglos después de Cristo

los romanos se instalaron

cerca del Odiel y el Tinto

varias ciudades fundaron.

Beturia, Anas, Onuba,

muestras son de su cultura

Niebla, Tucci, Illipa Rubras,

otros nombres que se suman.

Itinerario Antonino

y Numismáticas muestras

son reflejos fidedignos

que la Historia hoy nos cuenta.

Y tras estas referencias,

le llegó un nuevo invasor

sin oponer resistencia

al musulmán sucumbió.

Año setencientos trece,

mil doscientos treinta y seis

en estos siglos florecen

los pueblos que ahora veréis:

Alájar junto a Aljaraque,

Almonte, Alosno, Moguer,

Gibraleón, Aracena,

Galaroza, Almonaster.

Forman en su toponimia

con lexemas del Islam

historia bastante eximia

aquí se instaló el Corán.

Valle del Guadalquivir

y por fin, ciudad de Niebla

que a Sevilla se va a unir

cuando el árabe la entrega.

Los fueros de Alfonso X

Huelva y Gibraleón

sólo tres años después

para esta jurisdicción.

La minería es importante

del Andévalo, pirita,

cobre, hierro y manganeso

por tierras de Sotoviejo.

Junto con Almonaster

y la Puebla de Guzmán

donde poder obtener

su riqueza mineral.

Cereales, vid, olivos,

cerámica, artesanía,

porcino, ovino y caprino

forman su ganadería.

La gran flota marisquera

y su pesca de bajura

y una industria conservera

con sin par infraestructura.

Fábricas de salazón

y sabrosa manzanilla

son muy buena solución

para una grata comida.

El sabor de vuestra fresa

en toda Europa se estima

es la mejor sobremesa

que al paladar se aproxima.

Al pasar por el Condado

Bollullos, (La) Palma, Chucena,

buenos vinos cultivados

Hinojosos, Almonte, Lucena.

Con San Juan, Palos, Moguer,

enclaves privilegiados

un día Colón se fue

nuevo mundo conquistado.

Obligado es visitar

la Rábida, el Monasterio

desde tiempo medieval

cuna de tan gran imperio.

Convento de la Merced

que hoy es la Catedral,

Santa Clara de Moguer

de ábside poligonal.

El frescor de sus marismas

el mundo está celebrando

cuando a todos ensimisma

y le canta por fandangos.

Algunos suben al cielo

cuando a María le cantan

las gargantas con anhelo

mientras en Rocío acampan.

Reserva de la biosfera

de Humanidad, patrimonio

es una hermosa bandera

que a todos da testimonio.

A otras gentes de España

Ayamonte, Isla Cristina,

Mazagón, Matalascañas

son lugares que fascinan,

y por ello allí se instalan

por ello el turimos crece.

La gastronomía y playas

argumentos que convencen.

Y una visita a Doñana

desde Huelva y al sureste

pues el Parque tiene fama

de ser muy bello y agreste.

Distintos escosistemas

dan la gran diversidad

que son sin duda el emblema

de este Parque Nacional.

Vemos en sus arenales

jaguarzo, romero y jara

y entre especies animales

gamos y ciervos se hallan.

Junto con el jabalí,

libre, conejo y tejón

el buitre, lince y perdiz

el águila y el halcón.

Cigüenas, espátula y garza

vemos en sus Pajareras

y es hermoso cuando alzan

el vuelo miles de ellas.

Piñones los de los pinos

que se hallan en Los Corrales,

donde encuentran su cobijo

otros muchos animales.

Exuberancia ecológica

veremos en sus marismas

donde aves migratorias

todos los años anidan.

Y al final de este relato

aún me queda destacar

y el hacerlo me es muy grato

la gran hospitalidad

que encontraréis en sus gentes

y su laboriosidad,

se respira en los ambientes

con los que os váis a encontrar.

Vía: Huevo de chocolate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here