El plagio académico: ¿qué es y cómo evitarlo?

Escribir un TFG, TFM, tesis doctoral o cualquier otro trabajo académico, no es tan fácil como parece. Tenemos que informarnos sobre el tema del que queremos hablar y mucha de esa información está presente en Internet. Esto puede ser ventajoso, ya que tenemos toda la documentación necesaria a nuestro alcance, pero también un desafío. La clave está en añadir la información encontrada en otras fuentes sin hacer un “copia y pega” del texto, o lo que llamaríamos plagio académico. 

¿Qué es el plagio académico?

Toda idea, pensamiento, investigación, etc. que esté escrita en algún lugar está protegida con derechos de autor, es decir, no se puede copiar sin el consentimiento de su autor. Por lo tanto, si, por ejemplo, estamos escribiendo un trabajo o texto sobre un cierto libro, no podemos simplemente coger un fragmento de este y añadirlo a nuestro trabajo, ya que estaríamos plagiando.

Asimismo, el plagio está considerado como ofensa grave y violación de los derechos de la propiedad intelectual. Lo que deberíamos de hacer, en cambio, es parafrasear dicho fragmento o citarlo correctamente dentro de nuestro texto. Sin embargo, ¿por qué no podemos usar el contenido tal y como está? Básicamente porque el contenido que pretendes usar como tuyo no lo es. Alguien ha investigado y creado esa información antes que tú y, por lo tanto, hay que reconocerlo por su trabajo. Es por eso que siempre que queramos añadir alguna frase que ya haya sido escrita anteriormente tenemos que citarla correctamente para darle créditos al autor.

¿Qué pasa si plagio y me pillan?

Plagiar cualquier tipo de documento es ilegal y, por lo tanto, puede ser penalizado legalmente. Es por eso que debes evitar plagiar a toda costa. Además, si en tu universidad se dan cuenta de que tu trabajo contiene plagio, lo más seguro es que te suspendan el trabajo y te pongan una sanción.

En un documento académico se considera plagio todo aquello que no esté correctamente referenciado; es decir, donde no se mencione al autor o donde se parafrasee un fragmento escrito anteriormente pero no se incluya el autor del mismo, entre otros.

Control de plagio - plagio académico
Fuente: Shutterstock

¿Cómo sé si mi trabajo contiene plagio?

Casi todas las universidades (por no decir todas) utilizan detectores de plagio académico por donde pasan tus trabajos antes de corregirlos. El objetivo es conocer cuánta cantidad del texto escrito es un plagio y decidir, entonces, si seguir con la corrección del mismo o no. Los detectores más utilizados son Ephorus y Turnitin. Como las consecuencias de tener un trabajo plagiado no son pocas, te recomendamos que antes de entregar cualquier trabajo, y aún más si es uno importante como por ejemplo el TFG, TFM o tesis doctoral, pases tu documento por un detector de plagio.

Scribbr ofrece este detector de plagio a los estudiantes. La empresa trabaja con la base de datos oficial de Ephorus, una de las más usadas por las universidades. El procedimiento es muy sencillo: simplemente tienes que subir tu documento a su página web y tendrás los resultados del detector en 10 minutos. Después, podrás descargar un documento donde verás qué partes de tu trabajo han sido encontradas en la base de datos y en qué página se ha encontrado el fragmento plagiado. Además, ofrecen un servicio totalmente privado y anónimo, por lo que tu documento no quedará guardado en ninguna base de datos y, lo más importante, tu universidad no sabrá que has utilizado un detector de plagio.

¿Cómo puedo evitar el plagio?

Lo primero que debes hacer al empezar a redactar un trabajo nuevo es guardar todas las fuentes usadas para la búsqueda de información para, así, poder referenciarlas debidamente en un futuro. Además, debes hacer un buen uso de las citas y paráfrasis, referenciando siempre con un estilo que se adecue a tu estudio.

– POST OFRECIDO POR Scribbr –

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here