A todos nos ha gustado alguna vez,  uno de esos proverbios, refranes o citas que nos llevan a una reflexión, sobre la vida o sobre nuestros intentos personales o profesionales. Pero más que gustarnos los mismos, debemos aprovecharlos como una lección de vida que puede como hemos dicho, inspirarnos a ir hacia adelante contra viento y marea, para lograr lo que pretendemos. Quizá sea terminar la universidad, conseguir un empleo, retomar los estudios o dirigirnos nuestros pasos hacia una nueva carrera.

En ese sentido hoy, hemos elegido este proverbio japonés Caerse siete veces y levantarse ocho, que nos lleva a pensar, sobre todas esas veces que nos vemos ante obstáculos a la hora de seguir nuestros sueños, de trabajar para lograr nuestros anhelos. No hay forma de lograr nada, si nos dejamos vencer por lo difícil que puede resultar el camino al éxito, si renunciamos cuando pensamos que no alcanzaremos lo que esperamos, o cuando hemos pensado que la tarea sería tan fácil y ante la dificultad decidimos abandonar.

camino

Nada es fácil pero todo puede lograrse con constancia y entusiasmo, pero también con el firme propósito de intentar cada vez, por mucho que cueste, aunque todo parezca gris, y que no faltarán quienes nos digan que es el mejor momento de la retirada. Eso no lo sabe nadie,  ni siquiera tú,  ¿cuándo dejar algo?  ¡cuando lograrlo o cuando retomarlo?, lo mejor de intentar alcanzar el éxito o los sueños que nos hemos planteado,  es emprender el camino y no desistir ¡por nada!

Quizá tengas que sentirte fracasado o al límite no solo siete veces,  sino un poco más, lo importante es que de nuestros fracasos podemos aprender y podemos innovar. Que de todo se aprende, cuando algo falla, debemos pensar en una nueva estrategia, debemos asumir que quizá falta mucho o que en alguna manera nos hemos equivocado. Todo eso es importante, pero más importante es levantarse esas ocho veces e insistimos, quizá sean más, pero vale la pena.

Aunque el triunfe tarde, aunque el camino sea largo, aunque te sientas agobiado, no importa porque lo que realmente importa es no cuánto te caigas, sino cuánto te levantes, y esto lo sabes bien, aplica no solo para triunfar  en la vida profesional o estudiantil, sino también en el ámbito personal. Así que no temas caerte, fracasar por momentos, porque siempre debes levantarte de nuevo…¡tú puedes!

Imagen: Pinterest

Dejar respuesta