bolonia2El polémico Plan Bolonia contenta a muy pocos en España, y menos que nadie a los estudiantes que se manifestaron ayer por toda la geografía española para protestar contra esta reforma de la educación. Bajo los lemas: “Ni LOU ni Bolonia” o “Por una universidad no mercantilizada” recorrieron las calles de Barcelona y Madrid principalmente, pero también en la Comunidad Valenciana y Andalucía.

En Madrid, cerca de un millar de estudiantes llegaron con sus proclamas al Ministerio de Educación. Como incidente solo cabe destacar el arresto de un menor tras un manotazo y empujón a un policía antidisturbios, y esto cuando la manifestación se disgregó y se dirigió por la Gran Vía hacia Plaza de España.

En Barcelona unas 6.000 personas han acudido a la manifestación en el centro de la ciudad que ha finalizado en el campus de la Ciutadella de la Universidad Pompeu Fabra,  donde unos dos mil jóvenes han tomado el patio interior con el propósito de mantener un encierro

En Alicante la manifestación reunió a unas 2.000 personas y la marcha se desarrolló con normalidad por el Campus de la Universidad de Alicante, a las afueras de la ciudad.  Una cifra similar de jóvenes han secundado la manifestación anti-Bolonia convocada a nivel estatal por asambleas universitarias en las distintas provincias andaluzas.

Las movilizaciones de ayer se producen en medio de la campaña que el Gobierno ha lanzado para informar a la sociedad española sobre las supuestas ventajas de esta iniciativa europea, que persigue la homologación de las enseñanzas univertarias en toda Europa.

Entre las exigencias de los estudiantes se encuentra la apertura de un debate público sobre el proceso y su paralización en tanto que la comunidad educativa no alcance un acuerdo sobre una modificación profunda de la universidad, que temen se “mercantilice”. Además, los convocantes consideran que el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES, nombre oficial del Plan Bolonia)  impone la idea de “estudiante a tiempo completo”, que, según alegan, reduce el tiempo de ocio del alumnado y perjudica a aquellos que quieran compatibilizar los estudios con un trabajo, puesto que el nuevo sistema de créditos “aumenta la jornada de estudio y el calendario lectivo de 34 a 42 semanas”.

No solo han sido estudiantes los presentes en esta manifestación, sino un centenar de catedráticos, profesores e investigadores de veinticuatro universidades públicas que apoyan, mediante la firma de un manifiesto, la iniciativa anti-Bolonia.

Vía: El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here