Lo que hay detrás de las portadas de libros

¿Qué vemos exactamente cuando leemos?, según el inglés Oliver Sacks, “no vemos con los ojos, sino con la mente”. Es crucial para que un texto funcione, no cerrar un protagonista específico en su portada, sino dejarlo en el aire, para que cada lector tenga su propio protagonista, único para cada persona.

Fuente: sangriasysangrados.com
Fuente: sangriasysangrados.com

De hecho muchas personas, optan por no ver las películas basadas en los libros que han leído, ya que consideran indirectamente que ese personaje o paisaje propio que se habían imaginado, desde su visualización en la gran pantalla, desaparecerá de su mente y pasará a tener la imagen de ese actor o actriz concreto, o esas montañas especificas. En definitiva, “la novela es mejor en la intimidad, en el peso simbólico…”.

Peter Mendelsund, exitoso diseñador autodidacta de portadas de libros, lleva años tratando este asunto. Ha publicado más de medio millar de cubiertas de libros en la década pasada. Necesitó 60 bocetos para decidirse por el diagrama de baile de su ilustración para Rayuela, de Julio Cortázar, y otros 70 intentos para dar con el efectivo neón sinuoso que imprimió en la portada de Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larson.

Si por él fuera, todos sus libros favoritos tendrían cubiertas sin ilustración. “Mi oficio puede ser un poco tonto si te paras a pensarlo. Nadie necesita realmente un dibujo en la cubierta de su libro. Una portada de libro es una interpretación de un texto y yo prefiero leerlos siempre con ojos vírgenes”.

Este diseñador sigue un proceso muy concreto cuando trabaja. Apunta ideas y palabras en un papel con 16 rectángulos. En cada uno, una palabra, una frase, un boceto, ya que se pueden esconder muchas asociaciones. Mediante este método realizó la portada de Metamorfosis de Kafka, o Ulysses de James Joyce. La portada de este último libro tuvo bastante repercusión, ya que en ella, se puede leer la palabra “yes”, ya que destacó con un rotulador negro esas letras, haciéndolo coincidir con la última palabra del libro.

Dejar respuesta