La lectura rápida y su enorme importancia educativa

La lectura rápida es una forma de aprovechar al máximo el tiempo que podemos dedicar a leer. Sobre todo en lo que concierne a la vida académica y profesional. Siempre tenemos muchas cosas por leer y poco tiempo para ello. Sentir que no nos abunda tanto el tiempo cuando leemos para aprender, es algo común.

Importancia de la lectura rápida

lectura rapida nino
Hace mucho tiempo se consideraba que la lectura rápida era perjudicial en el aprendizaje. Lo recomendable solía ser leer despacio para comprender mejor el texto. Todos sabemos hoy, que se puede leer rápido y comprender perfectamente.

Aprovechar al máximo el tiempo que invertimos en leer es una de las exigencias de hoy. Y en el campo de la educación, la lectura rápida es toda una ventaja. Poder leer más y concentrándose más repercute en la calidad del trabajo de los estudiantes.

patrocinador

Leer más rápido y retener más información

Los enormes beneficios que supone la lectura rápida en la educación como en el trabajo son más que evidentes. La lectura rápida aporta la ventaja de invertir menos tiempo en más lectura. Promueve la concentración del lector haciendo que retenga la información.

Por lo que el manejo de dicha información es más efectivo. Porque se retiene más información y se analiza con más efectividad. Detalles que son muy útiles al leer para educarse y para informarse.

Cómo se logra la lectura rápida

En todos los ámbitos de la vida, la práctica es esencial para alcanzar metas. Para alcanzar un nivel de lectura rápida hay que practicar y esto se traduce en beneficios a corto y largo plazo.

Entre más leemos, más aprendemos y más podemos sacar provecho  del tiempo. Vamos con las constantes lecturas, entrenando como un deportista. Con ello podemos ir leyendo con nuestro ritmo sacando mayor ventaja de las lecturas.

Concentración = más lectura

Es importante establecer que el ambiente influye en la concentración que ponemos al leer. Cuando se va a estudiar por ello es importante contar con un espacio silencioso y sin distracciones. Es imperativo a la hora de leer, hacerlo sin leer en voz alta.

La lectura en voz alta resulta poco efectiva por cuanto se torna un ejercicio de repetición. Es por esto que se retiene menos información y hay más distracción. Hay que leer para uno mismo, no susurrar, no mover los labios y estar en un espacio silencioso.

Las 5 técnicas para la lectura rápida

que es la lectura rapida
Tal como se ha dicho antes, en la lectura rápida se entrena como en cualquier otra tarea. Hay cinco técnicas que se conocen para trabajar en el sentido de leer más y mejor.

También te puede interesar:
Quelibroleo, una forma diferente de fomentar la lectura

La técnica de seguir la línea. Algo tan sencillo que seguramente has practicado casi sin darte cuenta, alguna vez. Esto es leer siguiendo la línea de lectura utilizando ya el dedo que un lápiz. De esta manera se va “marcando” la línea que leemos y nos enfocamos específicamente en donde vamos leyendo.

La mirada está puesta sobre la línea que se lee y sin distracciones seguimos adelante. Así la lectura se torna más regular y más comprensible.

Leer «por encima»

La técnica del zigzag no es más que un descubrimiento rápido del texto que vamos a leer. Utilizando el dedo hacemos un recorrido rápido por el mismo identificando palabras que desconocemos.

De esta manera leyendo “por encima” ya nos hemos adelantado algo en la lectura. Aunque no leamos todas las partes del documento, esto nos permite tener, por decirlo así, una vista del mismo. Esto ayuda a la lectura.

Leer lo más importante

Otra técnica es de la información clave. Al igual que la anterior hacemos una búsqueda superficial de la información. De esta manera nos enfocamos en aquellas partes que nos parecen más interesantes. Pero también información clave que nos permitirá leer con más rapidez y mejor comprensión.

La lectura de aquí y allá, por si pensabas que buscar la lectura rápida,  también se puede hacer una lectura de entrada que parecería desordenada. Pero que permite recabar información que nos servirá para leer más eficientemente.

Esta técnica busca concentrarse en informaciones generales de la lectura, cuadros, gráficas, etc. Se lee para comenzar, la introducción, el resumen, la bibliografía y otros. Que aportarán información fundamental y se traducen en una lectura más rápida.

Consejos para leer más rápido

Además, debes tener en cuenta otros aspectos. Mismos que son importantes para leer con mayor concentración. Y alcanzar a la larga mayor velocidad a la hora de leer.

Destinar un sitio específico para leer que sea cómodo y silencioso.
Concentrarse en la lectura.

Como hemos dicho antes es importante evitar la vocalización verbal pero también la mental. Estos solo contribuyen al cansancio y restan concentración a la lectura.
Hay que evitar releer palabras o frases porque esto retrasa el avance.

Cuán rápido lees y algunos ejercicios

En el siguiente vídeo se pueden observar algunos ejercicios que ayudarán a alcanzar la lectura rápida. Contra lo que pudiera pensarse pequeños detalles contribuyen a una mejor lectura.

Pero hasta aquí, quizá deseas leer con mayor velocidad y comprender mejor. ¿Sabes a qué velocidad lees actualmente? Quizá también debas saber esto antes de buscar la lectura rápida. Enseguida un vídeo que te ayudará a conocer cuál es tu velocidad lectora.

patrocinador