La familia, clave en el éxito educativo de los niños

Cada 15 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de las Familias, un día muy especial que sirve para concienciar del papel tan importante que tienen las familias en la educación de sus hijos a lo largo de toda su vida. Esto es algo en lo que están de acuerdo muchos especialistas. Es el caso del método Kumon que no duda en afirmar que la participación de la familia en la formación de los hijos es vital para garantizar al máximo su potencial de aprendizaje a la vez que mantienen su motivación. De hecho, el propio método nace de la intención de un padre, a la vez profesor de matemáticas, Toru Kumon, de tomar parte activa en la educación de su hijo Takeshi, que por entonces cursaba segundo de primaria.

«Kumon es un método que permite a los padres aprender y dirigir su implicación educativa en la dirección correcta y con la intensidad adecuada para que los niños aprendan a ser responsables y competentes», apunta María Cañizares, directora y orientadora del centro Kumon Cuenca – San Fernando.

Cómo ayudar a nuestros hijos en casa

El método de aprendizaje de Kumon fomenta la implicación de las familias estableciendo una serie de puntos esenciales y rutinas diarias en casa, para desarrollar la responsabilidad del niño y su hábito de estudio; pero, ¿cómo podemos ayudarles?: 

  1. Creando un espacio de estudio libre de distracciones: el espacio de estudio debe estar bien iluminado y provisto del material necesario. Para favorecer la concentración y el hábito de estudio, es importante evitar ruidos como los del televisor y otros dispositivos electrónicos.
  1. Estableciendo una rutina de estudio: es importante establecer una rutina porque ayudará a generar hábitos diarios sin problema.
  1. Dando pistas, no respuestas: Kumon promueve el autodidactismo, y para ello es importante que el niño aprenda a pensar. «Por eso», añade María, «no le des las respuestas a tu hijo; acostúmbralo a leer los enunciados, estudiar los ejemplos y seguir las pistas del material antes de escribir sus respuestas». Hay que entrenar su autonomía y, poco a poco, ir retirando nuestra ayuda para que se vea capaz de trabajar solito y sentir la satisfacción de haberlo logrado por sí mismo.
  1. Promoviendo su motivación: para mantener la motivación del alumno durante el aprendizaje los padres han de celebrar su éxito y felicitarlo. Usar el elogio como refuerzo por el trabajo realizado. Lo más importante para que no decaigan ni su ánimo ni su ritmo de trabajo es que el alumno sepa lo que debe conseguir. «Además», concluye, «las metas deben suponer un reto sin quedar fuera de su alcance, ya que de lo contrario, perderá la motivación y se sentirá frustrado si no las alcanza».
También te puede interesar:
A convivir se aprende

Más de 60 años en el mundo, 30 en España

Kumon fue fundada hace más de 60 años por un profesor de matemáticas, Toru Kumon, y lleva 30 años implantada en España, con 200 centros en España, repartidos en 15 comunidades autónomas y 35 provincias, con un total de más de 20.000 alumnos. En Kumon Center, los estudiantes toman un papel muy activo y relevante en sus estudios. A través de los cursos Kumon Math, Kumon Reading y Kumon English, los estudiantes pueden alcanzar su máximo potencial mientras son responsables y capaces de administrar su propio aprendizaje.

Kumon Matemáticas se compone de 21 niveles que empiezan relacionando cantidades con números y terminan con cálculo diferencial. Kumon Lectura, que consta de 18 niveles, empieza por el trabajo con palabras y oraciones simples y concluye con la lectura crítica de textos complejos. Kumon English permite desarrollar una elevada habilidad de lectura y comprensión de textos originales en inglés. Todos los niveles de Kumon English, en total 21, cuentan con pistas de audio en inglés nativo. Las actividades permiten al alumno desarrollar la comprensión auditiva y lectora en el idioma.

Ir arriba