La demanda de clases de inglés de negocios crece un 50% en España

aprender inglés sin salir de casa

A la hora de crecer profesionalmente, conocer idiomas puede abrirnos muchas puertas. Para el 63% de los españoles, este es uno de los motivos principales por los que estudiar inglés, según un estudio realizado por Preply. En este sentido, el sistema Live learning permite a los alumnos alcanzar sus objetivos combinando el factor humano con metodología de aprendizaje y aplicaciones fáciles e intuitivas.

El aprendizaje de idiomas ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos dos años, especialmente porque la pandemia ha provocado cambios en los hábitos y la mentalidad. Esto se refleja en los datos obtenidos por la plataforma de aprendizaje en tiempo real Preply, que detectó un aumento del 50% en la demanda de capacitación en inglés comercial.

La principal motivación de los españoles para mejorar su conocimiento de lenguas extranjeras es mejorar su situación laboral. Es por eso que el 63% de los estudiantes españoles generalmente se mudan. En el caso específico del inglés, el 49% lo aprendió para crecer y desarrollarse profesionalmente, seguido de un 10% porque planeaba mudarse al extranjero y un 5% para prepararse para una entrevista.

Cuando inician su proceso de aprendizaje, el 50% de los alumnos se marca unos objetivos asociados a su carrera profesional (fluidez en las reuniones, elaboración de informes, asistencia a presentaciones…). Son metas mucho más frecuentes que las vinculadas a fines educativos (alcanzar un determinado nivel), que se marcan un 20% de los estudiantes, o las de mejorar su comunicación en los viajes de ocio (12%).

En cuanto a las barreras que se encuentran los estudiantes para estudiar inglés, la falta de tiempo resulta fundamental para un 31%, mientras que el 27% cree que es difícil encontrar un buen profesor y el 20% cree que es demasiado caro.

«Los sistemas tradicionales de enseñanza no suelen conectar con el alumno ni ajustarse a sus objetivos y a su entorno real», explica Kirill Bigai, fundador y CEO de Preply. «Hemos visto cómo se recurre a la gamificación, a las plataformas de audio para facilitar el acceso a cualquier hora y desde cualquier sitio, pero son sistemas que olvidan aspectos fundamentales como la metodología en la enseñanza de idiomas y el valor del factor humano en los procesos de aprendizaje. Por eso confiamos en el Live Learning, porque combina metodología contrastada, tecnología que lo hace accesible en todo momento, y el elemento humano, a través de tutores que encajan al máximo con el estilo y las necesidades de cada alumno».

También te puede interesar:
Cosas a tener en cuenta para buscar un puesto de trabajo

En esta línea, y para ayudar mejor a los alumnos a cumplir sus objetivos más frecuentes (fluidez en las reuniones, elaboración de informes, asistencia a presentaciones…), Preply ofrece una serie de vídeos gratuitos, dirigidos a los estudiantes en los que se incluyen trucos y consejos para el día a día de los negocios en inglés: cómo enfocar una reunión, vocabulario y frases clave, etc.

Live Learning

Preply ha implementado en España un sistema de aprendizaje de idiomas, Live Learning, que conjuga una aplicación de fácil uso y alta disponibilidad para alumnos y profesores, con una sólida metodología de enseñanza y un nutrido equipo de tutores con los que cada persona puede desarrollar el proceso de aprendizaje a su medida.

El sistema se basa en el hecho científico y ampliamente aceptado de que las relaciones interpersonales -one to one- facilitan el aprendizaje de idiomas. El emparejamiento entre alumnos y tutores se sugiere a través de un algoritmo que facilita su efectividad, teniendo en cuenta parámetros como objetivos, disponibilidad, país de nacimiento, otros idiomas hablados, etc. En todo caso, los alumnos pueden acceder a clases de prueba para comprobar por sí mismos si existe o no esa compatibilidad.

Los más de 32.000 tutores expertos en idiomas con los que cuenta Preply se adaptan al horario y presupuesto de sus clientes. Además, al tratarse de un sistema online de implantación global, el usuario puede acceder a un amplio elenco de profesores ubicados en cualquier área y con costes asequibles. Por ejemplo, si una persona que vive en una pequeña localidad de España quiere aprender japonés, puede encontrar un buen profesor nativo y a un precio razonable. De media, el coste de las tutorías en Preply es de 15 a 20 dólares (14-19 euros) la hora.

Ir arriba