El perfil profesional que revolucionará el futuro

Chief Data Officer

Cada cierto tiempo, surgen profesiones que nacen del contexto social y la demanda de los mercados laborales. En los tiempos en los que vivimos, huelga decir que la tecnología y que las soluciones smart están a la orden del día. Prácticamente todo lo que nos rodea está informatizado y eso, de cara a la administración y gestión de un negocio, implica trabajar con una cantidad de variables cada vez mayor.

Con internet de por medio y los nuevos sistemas digitales, seguramente ya habrás oído hablar en más de una ocasión de lo que se conoce como Big Data. Esta enorme nube de información que recogen servidores permite a las empresas funcionar con mucha más eficiencia y conseguir mejores resultados, detectar posibles nichos, perfilar productos y servicios y un largo etcétera. Pero, ¿cómo poder tratar con esas toneladas de datos con soltura y agilidad? Ahí es donde entra en juego el perfil del Chief Data Officer.

Pero, ¿qué es exactamente un Chief Data Officer y qué hace?

El Chief Data Officer, también conocido como Director de Datos o CDO, es un perfil profesional senior que se encarga de dictar cómo deben emplearse los datos en una empresa. De este modo, es el ejecutivo clave para indicar cómo se debe adaptar esta información para trazar las estrategias con las que llevar el rumbo del negocio por el camino deseado, camino que, siempre, es hacia el crecimiento.

Dicho así, puede parecer una definición algo vaga, pero establece los límites de este tipo de profesionales. Los CDO tienen que construir las reglas a seguir a la hora de gestionar los datos recogidos en un negocio. Para ello, obviamente, deben colaborar con diferentes departamentos de la empresa, de forma que haya total fluidez a la hora de obtener datos, prepararlos, organizarlos y analizarlos. También es quien establece cómo deben protegerse estos datos. Algo especialmente importante, sobre todo con la privacidad siendo una asignatura obligatoria para toda compañía moderna.

Sus funciones van desde la gestión de la analítca del negocio hasta la gestión de la seguridad, pasando por controlar la arquitectura de los datos, supervisar el desarrollo de la infraestructura con la que se trabajarán, vigilar la ética de los datos, mejorar su monetización y mucho más. Todo lo que tenga que ver con el Big Data, con el manejo de información recogida por diferentes canales, debe pasar por las manos de este perfil.

Con este abanico de frentes con los que trabajan, estos expertos acaban estableciendo las pautas que ayudan a hacer que los datos se expriman ya no solo al máximo, sino también de la forma más afín a las necesidades del negocio. Un buen CDO puede hacer que mejoren todos los frentes de una empresa tanto a nivel interno como a nivel externo, favoreciendo un crecimiento exponencial a lo largo del tiempo.

También te puede interesar:
Consejos y recursos para aprender las banderas

¿Por qué es importante para una empresa?

Vivimos en la era del Data 4.0, así que es fácil ver por qué es importante que una empresa que quiera permanecer a la vanguardia debe contar con un CDO. De hecho, es un perfil necesario tanto en aquellas que ya han dado el salto a lo digital como en aquellas que se están transformando. Con su ayuda, cualquier compañía puede realizar el proceso de transformación digital con garantías de éxito a medio y corto plazo.

Estos expertos, al estar especializados en el manejo de datos, aseguran el mayor aprovechamiento de los mismos, amén de ser capaces de detectar nuevas oportunidades de negocio gracias al Big Data. Trabajando junto con un Científico de Datos, el Director de Datos puede leer mucho más en toda la información recogida y, gracias a eso, buscar nuevas vías para que se consiga un mayor crecimiento en la empresa, sea con nuevos productos, nuevos servicios o incluso detectando pequeños pero importantes cambios en la metodología de trabajo.

También es crucial para que el departamento de tecnología y el comercial tengan una mayor sinergia, ya que se encuentra a medio camino entre ambos. Por otra parte, facilita mucho el consumo de los datos obtenidos y ayuda a que el resto de la empresa pueda ver su utilidad e incluso entender sus posibilidades. De este modo, al final se consigue una mejor toma de decisiones, con información comprobable en mano, que permitan al negocio aumentar sus beneficios y seguir mejorando.

En definitiva, un CDO es importante para una empresa porque es la garantía necesaria para maximizar su competitividad. Cada vez más negocios adoptan esta figura porque ha demostrado su valía al aportar cifras que empujan al crecimiento. Ya no es solo una cuestión de estar al frente, sino de mantenerse en la competencia y poder mirar de tú a tú a otras empresas de un mismo sector. El primero en dar el paso siempre será el que pegue más fuerte. Pero, aunque se haga más tarde que el resto, es un fichaje siempre bienvenido.

Ir arriba