Reflexiones sobre educación: ¿Cosas de niñas?

En los primeros años de la vida de un niño, los juegos de niñas o de niños, esa distinción, no se deja ver tanto como más adelante. Se divierten con lo que más les gusta, no con algo que vaya más con el sexo al que pertenecen, de hecho, en las guarderías es fácil ver a un niño jugando con las cocinitas o a una niña con un camión o un coche. ¿Qué son cosas de niñas y cosas de niños? ¿por qué se hace esta distinción?

cosas de niñas

Pero esto a algunos padres no les parece bien, y empiezan a preocuparse por la inclinación sexual que puedan empezar a tener sus hijos. A estos padres preocupados, decirles que no hay motivo ninguno para ello. Está claro que, por norma general, los juguetes «de niñas» tienen luminosidad, son brillantes y tienen luz, algo que llama mucho la atención a los más pequeños, sean del sexo que sean. No hay que limitarles el juego, hay que propiciarles cualquier tipo de situación. Quizá, si se les limita, habrá más posibilidades de que quieran jugar a eso, ya que lo que les está prohibido llama más su atención.

También te puede interesar: Juegos para dislalias que puedes hacer en casa

A los niños hay que dejarles jugar a lo que quieran, siendo ellos mismos más adelante los que van a elegir sus juegos de una manera estereotipada.

Muchas veces he escuchado, sobre todo de los padres, el comentario de «este niño va a ser mariquita» o «no juegues a eso que es de niñas». Señores, no hay que limitar a los niños. ¿Por qué no se ve mal que una niña juegue con un coche y sí que un niño lo haga con una muñeca? Creo que en los tiempos que corren hay más igualdades que antes y tenemos que luchar por ellas desde la infancia.

También te puede interesar:
¿Qué es el método Montessori? Descubre las diferencias respecto a la educación tradicional

Y sobre todo, recordad que las cosas de niñas pueden ser motivaciones de los pequeños para convertirse en grandes profesionales de sectores como la gastronomía y la moda. Porque claro, que nuestro hijo sea cocinero puede parecer mal, pero que sea un chef con estrella Michelin ya no lo vemos tan mal ¿no?

Ir arriba