No es algo extraño que los niños se defiendan en la mentira cuando temen las reprimendas de los mayores, también puede ser que lo hagan para salirse con la suya sin necesidad de ofender a los demás. La mentira al fin y al cabo, es una estrategia de defensa que los niños utilizan para protegerse de un modo u otro. Pero no son adecuadas y además son peligrosas, por este motivo resulta fundamental saber cómo educar a un hijo para que no diga mentiras.

Pero lo que no saben los niños es que los adultos olemos las mentiras a distancia, pero será nuestra manera de actuar y el cómo eduquemos a los niños lo que hará que el niño convierta la mentira en un hábito, algo que podría dar lugar a muchas situaciones indeseadas, y lo que es peor, podría quedarse como parte de la personalidad del pequeño.

Por este motivo tendrás que saber enseñar a tus hijos a saber dibujar la línea entre el bien y el mal y ayudar a que no dependa de la mentira para seguir hacia adelante, y es que la verdad es mil veces mejor y tiene muchas menos consecuencias negativas.

Tendrás que dar ejemplo

No es extraño que un niño mienta cuando también lo hacen sus padres a otras personas. Ellos recogen este hábito como una forma (errónea) de comunicarse con los demás.

Fuente: edukame.com
Fuente: edukame.com

Cumple tus promesas

Para que tu hijo no vea que mientes, si le prometes algo, deberás cumplirlo.

Nunca mientas delante de tu hijo

Esto significa que no debes mentir nunca, pero ni una mentira pequeña, ni “piadosa” ¡de ningún tipo! Si lo haces tu hijo pensará que mentir está permitido, por eso tendrás que tener muy en cuenta tu comportamiento delante de tu hijo.

Defiende la verdad

Siempre tendrás que ser un gran defensor/a de la verdad, esto quizá te parezca que no tenga un contacto directo, pero tu hijo verá la importancia de defender la verdad y del valor que tienen en sus acciones. No es necesario que lo defiendas justo si te miente, si no hacerlo de forma indirecta en la vida para que él lo vea como espectador.

Y sobre todo, si alguna vez tu hijo te miente, mantén la calma y reacciona con cariño y suavidad.

Dejar respuesta