¿Colegio Público o Privado?: los criterios para elegir el mejor cole para tu hijo

Más de un millón de alumnos de Educación Infantil (niños o niñas de entre tres y seis años) asistirá por primera vez al colegio (centro educativo) el próximo curso escolar. De ellos, aproximadamente el 65% se incorporará a centros públicos o concertados, y el resto a colegios privados. Y todo, después de que muchos padres hayan considerado ambas opciones decidiendo entre Colegio Público o Privado.

libros recomendados para maestros de primaria - Colegio Público o Privado
Fuente: pixabay

 

En abril y mayo, una gran número de padres y/o madres han de matricular a sus hijos en el centro que consideren más adecuado para sus vástagos. Pero, en realidad, la posibilidad de elección no es muy amplia: en la enseñanza pública, renta familiar, proximidad del centro respecto al domicilio y presencia de hermanos en el colegio, condicionan la posibilidad de admisión y reducen, por tanto, el margen de maniobra de los padres y/o madres. Y en lo que respecta a colegios privados y concertados, la escasa disponibilidad de plazas en muchos de ellos y, fundamentalmente, los gastos que deben afrontar los padres y/o madres (hasta 2.400 euros por año y alumno de Primaria en los privados y una media de 300 euros en los concertados, frente a las aproximadamente 90 euros que representa un centro público), serán los principales filtros de selección. En estas cifras (calculadas por el estudio de los años 2000-2001) se incluyen los siguientes costes: escolaridad, matrícula, cuota de homologación, seguro escolar, enfermería, material fungible del aula, asociación de padres y/o madres y material escolar y libros de texto.

De todos modos, e igual da que sea Colegio Público o Privado, conviene que los padres y/o madres los visiten personalmente, y recopilen una información que debe aportar datos y criterios relevantes de valoración: la encontrarán en los folletos del propio centro, o en conversaciones con padres y/o madres que envían a ese colegio a sus hijos, o a través de una larga entrevista con los responsables del centro… Pero eso no es todo, hay otras fuentes de información. Sin ir más lejos, el estudio ha reflexionado, con la asesoría de profesionales expertos en educación y de varias AMPAS (asociaciones de padres y/o madres y madres de alumnos) los aspectos esenciales que han de valorar los padres y/o madres y madres que se encuentran en la tesitura de elegir colegio para sus hijos.

Las conclusiones de este informe servirán también de gran ayuda a los progenitores que desean conocer, al menos aproximadamente, la calidad real que ofrece el centro al que acuden sus hijos cada día.

5 consejos para elegir el mejor colegio para tu hijo

Aunque desarrollaremos a fondo el tema para elegir entre Colegio Público o Privado, aquí os mostramos un resumen de los 5 principales consejos que podemos dar a los padres para elegir el mejor colegio para sus hijos:

  1. En la elección del Colegio Público o Privado antepón los intereses del niño a los tuyos propios. Busca el colegio que más convenga al niño. Visita siempre los colegios que estás barajando para elegir con conocimiento de causa.
  2. Intenta hablar con el director o coordinador de curso, con los profesores y con los padres y/o madres de alumnos del colegio.
  3. Comprueba las instalaciones del centro, tanto las del exterior como las interiores (laboratorio, aulas de informática y gimnasio, entre otras).
  4. Pide todo tipo de información referente a calidad de enseñanza, estabilidad y cualificación del profesorado, comedor y transporte escolar, actividades extraescolares…
  5. Pregunta cómo se enfocan dos temas esenciales: idioma extranjero e informática.

TokApp para padres y alumnos

Colegio Público o Privado, una cuestión económica para las familias

La primera decisión es optar entre un Colegio Público o Privado. Pero este dilema no procede en muchas familias: las muy superiores tarifas de los colegios privados y concertados les obligan a escolarizar a sus hijos en centros públicos, independientemente de que sus deseos fueran otros. Muchos padres y/o madres, nadie lo duda, llevan a sus niños o niñas a centros públicos por motivos (como la supuesta mejor cualificación de los profesores o la mayor facilidad para que se dé la convivencia entre niños o niñas de todos los sectores sociales) distintos a los pecuniarios, pero es obvio que algunos los enviarían a colegios privados o concertados si no supusieran un desembolso tan superior a fin de año. Por tanto, aspectos como el proyecto educativo del centro y los valores sociales que fomenta, la calidad de la enseñanza o su proximidad al domicilio quedarán relegados a un segundo plano, ya que la primera decisión se toma en muchas casas atendiendo sólo a cuestiones monetarias.

¿Cuánto cuesta estudiar en un colegio privado?

Enviar a nuestros hijos a un centro concertado de Primaria supone, de media, más que el triple de gasto que a un colegio público. Una cantidad que parece excesiva si se considera que las ayudas públicas a los colegios concertados cubren hasta un 88% de su presupuesto. En un colegio que opera de modo estrictamente privado (sin subvenciones oficiales), las cifras se disparan, llegando a multiplicar por 10 el precio de uno concertado y por 25 el de un centro público.

En Secundaria, los precios son un poco más elevados pero se mantiene la tendencia. No obstante, pagar más no equivale a garantizar una mayor calidad de enseñanza para nuestros hijos.

Diferencias entre Colegio Público o Privado (o concertado)

  • Centros públicos gratuitos. Imparten Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria (ESO). Los gestionan el Ministerio de Educación y Cultura, ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas o patronatos públicos. Si no hay plazas suficientes, los padres y/o madres apenas tienen margen de elección. Sólo se puede optar a los centros que se ciñan a los criterios de admisión establecidos por la Administración. En general, menos alumnos por aula que los privados y concertados. La escuela pública es laica: se puede elegir o no la asignatura de religión.
  • Centros educativos privados. Los gestiona una persona, física o jurídica, privada. La educación la financian los padres y/o madres de los alumnos, en todos los niveles educativos. Los centros pueden establecer, dentro de las pautas de la LOGSE, asignaturas optativas, método de enseñanza, normas de funcionamiento y actividades culturales escolares y extraescolares. Imparten todos los niveles de enseñanza. Están autorizados a implantar su ideario, siempre que respeten la Constitución y los derechos de profesores, padres y/o madres y alumnos.
  • Centros educativos concertados. Son centros privados que mantienen acuerdos con la Administración para que los dineros públicos subvencionen una gran parte de sus costes operativos. Se concierta un determinado número de aulas en cada colegio, aunque es habitual que el acuerdo afecte a la inmensa mayoría de las aulas del centro. Deben respetar ciertas normas del Ministerio de Educación y Cultura (criterios de admisión de alumnos, número máximo de estudiantes por aula, plazos de trámite de matriculación). Imparten de forma (casi) gratuita fundamentalmente Educación Primaria y ESO. Los niveles de Educación infantil, generalmente no son concertados. Pero, en todos los niveles, los servicios complementarios (comedor, transporte, actividades extraescolares, asociación de padres y/o madres y otras muchas pequeñas partidas) son financiados en su totalidad por los padres y/o madres. La mayoría de los concertados son colegios religiosos que siguen su propio ideario en la formación de los alumnos.

El nivel de formación en cada colegio

El nivel de formación que los alumnos de un centro escolar adquieren (independientemente de si es Colegio Público o Privado) está relacionado fundamentalmente con la calidad de los profesores, la gestión del colegio y la planificación de las materias.

Para conocer estas cuestiones esenciales, conviene informarse de los resultados del centro durante los últimos años (siguiendo la trayectoria de antiguos alumnos, el número de estudiantes que han llegado a la universidad, los resultados de selectividad del centro si imparte todas las etapas…). Y ponerse en contacto con padres y/o madres cuyos hijos ya lleven algunos años estudiando en el centro, para averiguar si están satisfechos con la formación que reciben. Tampoco dudes en hacer una visita a los profesores que se encargarán de la educación de tus hijos para valorar su experiencia y metodología.

Cada vez es más habitual que los centros se sometan a sistemas de calidad otorgados por empresas externas al centro que acreditan los parámetros de calidad de la enseñanza que en este imparten. Puedes informarte si el Colegio Público o Privado que estás valorando cuenta con este tipo de certificado.

vuelta al cole

La importancia de los idiomas extranjeros en el colegio y los colegios bilingües

España aún se encuentra en la cola de los países europeos en cuanto a conocimiento de idiomas extranjeros y este es, sin duda, uno de los grandes retos para las escuelas, tanto en Colegio Público o Privado. Aunque en muchos centros se introduce el segundo o tercer idioma a edades cada vez más tempranas, las horas semanales dedicadas a esta disciplina son todavía insuficientes.

Está más que constatado que una persona que ha estudiado un idioma extranjero en el colegio desde los 6 hasta los 18 años durante tres horas semanales adolece de enormes carencias para desenvolverse en esa lengua, especialmente en la expresión oral. Por ello, hemos de valorar muy positivamente que un centro imparta más horas de idioma extranjero que las fijadas por la Administración, y que organice cursos para reforzar el idioma fuera del horario lectivo o que ofrezca estancias (de verano o cursos académicos completos) en el extranjero para perfeccionar lo aprendido.

Hay dos tipos de colegios privados bilingües: los que alternan el castellano con otro idioma siguiendo el plan de estudios español, y los que imparten el plan de estudios oficial de otro país. Si se opta por un centro bilingüe, será interesante conocer cuántas clases se impartirán en castellano y cuántas en otro idioma, a qué edad se irán introduciendo estos idiomas y cual será el grado de introducción.

campamento de verano en inglés
Fuente: buretra.es

Filosofía, ambiente e imagen que el centro trasmite

Conviene ponerse en contacto con padres y/o madres de alumnos que lleven un tiempo en el centro para conocer el entorno, y si los principios y valores que inculcan son los que desean para sus hijos, si la convivencia entre alumnos es buena, si el ambiente de estudio que se vive en el centro es el apropiado… Valora todas las opciones, tanto si es Colegio Público o Privado.

La escuela no sólo trasmite conocimientos, también tiene la función de formar personas complementando la educación que reciben de los padres y/o madres. Se puede hablar de ya de una reforma educativa a este respecto, con la introducción de los temas transversales, o currículum social. Se trata de favorecer la formación integral de la persona incorporando materias en educación moral y cívica como la educación para la paz, para la salud, la educación sexual, la medioambiental, la de consumo, la educación vial…

¿Centro laico o religioso?

La inmensa mayoría de los colegios religiosos son concertados o privados. Los colegios religiosos están dirigidos por una entidad confesional y cuentan con un proyecto educativo propio (orientado en valores cristianos), siempre dentro del espíritu y la letra de la LOGSE. Una parte (cada vez menor) del profesorado pertenece a la orden religiosa que la dirige. En los colegios laicos privados, las normas de comportamiento, así como el proyecto educativo, dependen del ideario que siga cada centro. Los valores morales no quedan relegados a un segundo plano, sino que se desmarcan de lo religioso, por lo que el alumno que lo desee puede educarse en valores religiosos y el que no lo desee puede hacerlo en valores universales. Lo deseable (que no imprescindible) es que exista una coherencia entre la forma de pensar y vivir de los padres y/o madres y el ideario del centro, ya que así se evitará crear confusión en los hijos.

El profesorado en cada tipo de colegio

La estabilidad del profesorado es fundamental en la consistencia de la labor educativa de un centro. Y ello porque, aunque el proyecto educativo de un Colegio Público o Privado está por encima de las ideas concretas de cada uno de los enseñantes, la educación es un trabajo en el que el carácter personal y la actitud de los educadores ante los niños o niñas, y su disposición a incorporar los nuevos planteamientos pedagógicos, juegan un papel estratégico. La calidad del profesorado se consigue cuando se cuenta con un equipo conformado a lo largo de los años, que ofrece prestaciones conocidas y contrastadas suficientemente. Pero el excesivo inmovilismo de los profesores puede ser también un signo de rigidez, conformismo y escasez de dinamismo.

Se considera profesorado estable el porcentaje de docentes de un centro que ha trabajado en él durante los últimos cinco años. Un centro es estable en este sentido cuando al menos el 75% de su personal ha permanecido en plantilla durante los últimos cinco años. En España cerca del 70% de centros cumplen este requisito.

Otra cuestión es la cualificación de los profesores. No es fácil para los padres y/o madres informarse sobre la calidad profesional (titulación académica, pericia didáctica y pedagógica, experiencia docente…), pero siempre puede hacerse algo. Preguntar directamente a quien gestiona el centro es la mejor manera de avanzar en este aspecto. En esta cuestión no podemos generalizar entre Colegio Público o Privado, cada centro es un mundo.

Trayectoria y prestigio social de cada colegio

Una larga historia del centro puede ser positiva porque denotaría experiencia y cierta unión y continuidad de los profesores. Pero de nada sirven los mejores enseñantes si cada año se incorporan otros nuevos, a los que se deberá empapar de la filosofía y metodología didáctica del centro. Por tanto, es aconsejable que una base, el esqueleto del centro -tanto en profesores como en gestores o en estilos de trabajo- se mantenga relativamente estable, aunque esta trayectoria resistente al paso del tiempo también puede acarrear una innecesaria pervivencia de tradiciones difíciles de cambiar.

Esta falta de flexibilidad, por tanto, puede ser negativa para el Colegio Público o Privado, y originar lentitud en procesos de cambio necesarios para adaptarse a los nuevos tiempos y metodologías. De ahí que una sabia combinación de estabilidad y renovación sea la clave de la calidad escolar. Conviene recordar que también los colegios atraviesan ciclos, con fases mejores y otras peores. Por este motivo, y aun cuando el centro goce de fama y tradición, conviene visitarlo y recabar información concreta y actualizada sobre sus prestaciones.

¿Tus hijos necesitan comedor?

Todos los centros que cuentan con comedor cobran una cuota extra por este servicio. En los públicos y concertados, cada comunidad autónoma estipula precios máximos y mínimos. Los privados disfrutan de total libertad para establecer sus tarifas. En un informe realizado por el estudio en noviembre de 1998, se constató que los menús de los centros públicos eran mucho más baratos que los de los privados, e incluso algo mejores desde una perspectiva nutricional.

El estado higiénico-sanitario de las instalaciones y la calidad nutritiva del menú son las dos cuestiones esenciales a considerar cuando hablamos del comedor de un Colegio Público o Privado. Los padres y/o madres deben conocer por adelantado el menú de sus hijos, ya que así podrán confeccionar una cena más adecuada para ellos cada día. Además, es preferible que los alumnos más pequeños dispongan de un comedor aparte donde puedan almorzar vigilados por adultos y disfruten de un menú especial con alimentos fáciles de masticar, servidos en cantidades adecuadas.

El comedor debe ser un marco en el que los niños o niñas adquieran correctos hábitos alimentarios. Es importante que una persona vigile que se alimentan debidamente, es decir, que comen ensaladas, verdura, legumbres, pescado y fruta, precisamente lo que más les cuesta y menos agrada, pero también lo más nutritivo y saludable. Finalmente, los padres y/o madres han de saber qué alternativas tienen los niños o niñas en el intervalo de tiempo desde que terminan de comer hasta que entran a clase, si cuentan con alguien que los vigile, si pueden utilizar las instalaciones (biblioteca, gimnasio…) y si hay actividades alternativas.

Instalaciones del colegio

El estado de las aulas, de los espacios donde jugarán los niños o niñas, de los aseos y en definitiva, de todas las instalaciones por las que a lo largo de la jornada escolar se mueven los pequeños, debe ser satisfactorio. Tanto su estado de conservación como las condiciones de seguridad que ofrecen son aspectos en los que deben fijarse los padres y/o madres cuando visitan el centro.

Por supuesto, cuanto más completos sean las instalaciones y equipamientos, mejor formación académica y extraescolar podrán recibir nuestros hijos. El aula de informática, el laboratorio, el gimnasio u otras instalaciones deportivas ayudan a completar la educación del niño, ya que en ciertas asignaturas la práctica es imprescindible. Algunos colegios disponen también de laboratorios de fotografía, narrativa e idiomas. Pero en algunas disciplinas, tan importante como las instalaciones es la existencia de monitores especializados que supervisen a los alumnos durante el uso de las infraestructuras.

Informática en el colegio

Los niños o niñas se han de familiarizar desde pequeños con el uso de ordenadores. Algunos colegios ponen a disposición de sus alumnos equipos informáticos para que aprendan a manejarlos y puedan realizar trabajos de investigación e, incluso, ofrecen conexión a Internet. En muchos casos, imparten clases de informática como clases de apoyo fuera del horario escolar. Conviene preguntar cuál es la proporción ordenadores-niños o niñas. En uno de cada tres centros escolares españoles, el alumnado no cuenta con ningún ordenador.

Actividades extraescolares

Cuanta más variedad se ofrezca, mayor será la posibilidad de que el alumno acepte practicar alguna de estas actividades extraescolares. Clases de música, danza, idiomas, informática, teatro, juegos, técnicas de estudio y deportes son ejemplos conocidos.

Conviene conocer horarios, tarifas y lugares en los que se practican, además de quién las imparte. Estas actividades son muy enriquecedoras para los pequeños, ya que además de aprender mientras se divierten, continúan en contacto con sus compañeros de clase, en un contexto más relajado y propicio para las relaciones personales. Según los expertos, forzarles a realizar una determinada actividad puede resultar contraproducente.

Proximidad del centro de estudios

Es importante en la elección del Colegio Público o Privado, pero no determinante. No debemos enviar a nuestros hijos al centro que más nos conviene a nosotros, sino al más apropiado para ellos, dentro de nuestras posibilidades. Muchos padres y/o madres no pueden llevar personalmente a sus hijos al colegio, pero el transporte escolar o la proximidad del centro pueden paliar el problema. Si no está cercano al domicilio familiar, habrá que tener en cuenta la compatibilidad de los horarios de hijos y padres y/o madres, y si el colegio ofrece dos servicios: comedor y transporte escolar. Algunos progenitores, por otra parte, prefieren centros cercanos para que los niños o niñas puedan seguir conviviendo fuera de las clases con sus compañeros y sigan así en contacto directo con su entorno diario.

El transporte escolar

Los centros informan a los padres y/o madres de las rutas, las paradas del servicio de transporte escolar y los horarios de recogida. Sólo se abona el transporte en centros no públicos, ya que la Administración cubre este gasto hasta el final de la ESO.

Los concertados y privados recurren más al transporte que los públicos, porque en éstos la cercanía al domicilio discrimina la admisión de los alumnos. Por seguridad, los niños o niñas deben ir acompañados de un monitor en el autobús. Los vehículos dedicados a transporte escolar están obligados a cumplir medidas específicas de seguridad: señal indicativa del tipo de transporte, contar con un martillo rompe-cristales para casos de emergencia y utilizar un dispositivo luminoso de señal cuando los niños o niñas entren o salgan del vehículo. Además, el asiento del conductor debe estar protegido por una pantalla transparente y las puertas deben contar con un sistema de apertura y cierre automático fuera del alcance de los niños o niñas.

Servicio médico

La existencia o no de servicio médico en el Colegio Público o Privado no debería ser un elemento decisivo en la elección de un colegio. Quizá sólo lo sea en colegios muy alejados de las ciudades, en los que el hospital más cercano se encuentre a mucha distancia. De todos modos, no deja de ser un servicio adicional, un valor añadido o un factor de diferenciación de los colegios privados.

Admisión en los centros públicos y privados concertados

La presentación de solicitudes para estos centros debe hacerse en abril y mayo. Si el centro no dispone de plazas suficientes para atender todas las solicitudes de ingreso, la elección de los alumnos se debe realizar siguiendo los criterios de admisión establecidos por la Administración pública. Cada vez que la familia cumpla uno de estos criterios se sumarán determinados puntos a su solicitud, y cuantos más puntos se alcancen, mayores posibilidades tendrán de obtener plaza en el centro. Es importante saber que en caso de no estar de acuerdo con el centro asignado, sólo se dispondrá de tres días para presentar una reclamación. Los criterios de admisión son establecidos por las Comunidades Autónomas.

En cuanto a la admisión en los centros privados, cada uno sigue sus propias normas de admisión. En algunos, el número de solicitudes supera a las plazas disponibles; por ello, muchos padres y/o madres realizan la preinscripción para sus hijos dos o tres años antes de que tengan la edad suficiente para comenzar su vida escolar. Normalmente, los criterios de admisión se centran en el expediente del niño (cuando procede de otro centro) y contar con otros hermanos en el centro o ser hijo de antiguos alumnos, supone ventaja. Es habitual que el niño solicitante (sobre todo, a partir de cierta edad) deba superar una prueba de conocimientos y una entrevista con el director de admisiones. La solicitud de plaza en un colegio privado exige pagar una cuota de preinscripción.

Respecto a la admisión en cada Colegio Público o Privado concertado, estos son los criterios prioritarios de admisión:

  • Renta anual: iguales o inferiores al salario mínimo interprofesional (2), comprendidas entre una y dos veces el salario mínimo interprofesional (1) y superiores al doble del salario mínimo interprofesional (0).
  • Proximidad al domicilio o lugar de trabajo de cualquiera de los padres/madres: cerca del colegio (4), zonas limítrofes al colegio (2) y otra zona (0).
  • Otros hermanos matriculados en el centro: primer hermano (4) y por cada uno de los hermanos siguientes (3).
  • Criterios complementarios: situación de familia numerosa (1,5), minusvalía de los padres y/o madres o hermanos del alumno (1,5) y otras circunstancias libremente apreciadas por el centro (1).

Esperamos que estos datos y consejos para elegir entre Colegio Público o Privado teniendo en cuenta criterios de gran interés para los niños os sean de gran ayuda para afrontar esta decisión familiar.

1 Comentario

  1. en mi opinion es mejor un colegio publico por que los de los colegios de pago llegan a la PAU con menos nivel academicov de lo de los colegios publicos.
    pueden estar todo lo bien que quieran pero yo nunca hiria a uno pudiendo ir a uno publico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here