La educación en España vive momentos muy difíciles y el azul panorama que todos esperaban,  está muy lejos en el horizonte. Cada día nuevos recortes, se convierten en un alejar de las aulas a muchos jóvenes que en los próximos años,  no contarán con las herramientas para competir en un mundo pese a la recesión,  cada día más competitivo.

Y algunos de los que intentaron un día salir avantes, cuando se veían haciendo su mejor esfuerzo, obteniendo buenas notas y haciendo planes para el porvenir, se ven ahora sin la esperanza de continuar sus estudios por una u otra razón  y además con una deuda que pagar. Esa es la realidad de miles de estudiantes en España, otra problemática  de la educación que golpea nuestra sensibilidad, y que debe preocupar a todos.

libros

Miles de estudiantes aventajados, eligieron como puede pasarle a cualquiera, una carrera en la que luego no lograron remontar vuelo, otros se vieron con las problemáticas repentinas de la vida, padres que enfermaron, pérdidas de seres queridos, enfermedades y tantas cosas que ocurren día a día y que les alejaron del estudio. Otros no pudieron con la carga de trabajar, alejarse de casa y estudiar, y terminaron abandonando. Abandonar ya es difícil y una frustración, pero se torna algo más grande hasta desesperante cuando debes devolver la beca y pagar sin tener con qué pagar.

En medio de esta situación, nos llegan las noticias del Ministerio de Educación, que cada día se torna más exigente con los  alumnos de FP, bachillerato y universidad con menos recursos, para concederles ayudas para el curso que acaba de empezar. Y claro, sus medidas drásticas alcanzan y de manera severa para los que no respondieron a las expectativas puestos en ellos al financiarles el comienzo de su carrera, y que ahora deben empezar a obtener el dinero para devolverlo.

No es algo nuevo devolver el dinero, eso es parte del compromiso contraído, pero con una educación pasando por mala época, y una economía que tiene a familias al borde de la pobreza, la situación general afecta a la educación y el Ministerio debe hacer para recuperar el dinero. Y la manera más fácil es exigir, a aquellos que no superaron  la mitad de créditos o asignaturas y que no asistieron al 80% de las clases, reintegrar la ayuda recibida para  transporte, material y manutención. Nada del otro mundo y algo lógico, el incumplimiento de la obligación de estudiar, demanda devolver pero ¿con qué?

Y aunque los expedientes suman miles y la solución a cada uno tarda meses, eso no cambia la situación, hay que preocuparse de devolver el dinero porque aquellos  que no devuelvan lo gastado pueden acabar en un listado de morosos y arrastrar años la deuda. Hay 6,500 alumnos con expediente abierto del curso 2011 2012, en el nivel universitario en donde ya se prevee que subirá al menos a 20.000 de casos. No se incluyen los de FP y bachillerato, también afectados.

Tener que devolver la beca, obliga a dejar los estudios y alejarse de la idea de retomarlos en breve. lo más probable es que muchos de esos estudiantes abandonen para siempre. Una situación que empeora la ya dificil situación que se vive en España, y  que aleja insistimos,  de la educación a miles. Un proceso de cobro que comienza con una  carta ordinaria y  dos meses para pagar a través del banco y con destino al Tesoro Público, pero se pueden presentar  alegaciones que justifiquen el no reembolso de la ayuda, si resulta desfavorable o concluye el tiempo voluntario de pago sin recibir el dinero se abre un expediente de impago.

El alumno recibe una carta certificada en la que se le informa de que tendrá que abonar unos intereses del 10% si ingresa el dinero los siguientes 15 días. Desde ese día, el interés sube al 20%. Si la deuda sigue sin abonarse, puede llegarse a la cancelación de cuentas e, incluso, al embargo.

Dejar respuesta