Una de las grandes problemáticas de nuestros días, es el vergonzoso  trabajo infantil que impide el desarrollo normal de un niño en un marco de protección y oportunidades que le confieren sus básicos derechos. UNICEF, el organismo de las Naciones Unidas para la protección de la Infancia, ha divulgado los últimos datos sobre el trabajo infantil en el mundo, dentro de la  III Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil. 

Todos somos parte del problema porque la obligación de crear condiciones para erradicar el trabajo de la infancia, necesita de todos, tanto gobiernos como organizaciones y personas del mundo. UNICEF ha dado cuenta que según sus mediciones, el trabajo infantil en el mundo se ha reducido en lo que concierne  a  los niños de 5 a 17 años, en un tercio desde el año 2000, pasando de 246 millones a 168 millones de niños.

trabajo infantil

Una reducción que aunque poca, sirve para motivar a quienes cada día como UNICEF, hacen su mejor esfuerzo para extinguir el trabajo infantil que afecta directamente el desarrollo físico, mental y social de los niños, aumentando la brecha de la pobreza al impedir que reciban educación y herramientas para mejorar su vida futura.

Parte de la búsqueda de un mundo incluyente y justo, en donde los niños no sean destinados al trabajo infantil, demanda la creación de un libre  acceso a los servicios básicos, fortalecer los sistemas de protección de la infancia y promover el cambio social.Además de apoyar a las familias, mejorar la calidad de la educación, evitar la violencia en el hogar y en las escuelas, abordar la pobreza y la inequidad.

Pero sobretodo cambiar la mentalidad en algunos lugares milenaria, de que los niños son aptos y deben trabajar. Los niños no están aptos para trabajar, su desarrollo se ve alterado física y emocionalmente por la exposición al trabajo infantil  y tampoco deben trabajar, sino obtener la protección para vivir su infancia, obtener la preparación para su vida futura a través de la educación.

Imagen: Conevih

Dejar respuesta