En muchas ocasiones vemos a los más pequeños con un rotulador o algunas pinturas dibujando y entreteniéndose. Esto que parece un simple juego realmente puede convertirse en algo educativo. Solamente hay que cambiar la estratégica, como padres, sobre esta actividad. Aprender a pintar desde pequeños de una forma libre y sin condicionamiento por parte de los adultos.

¿En qué consiste este tipo de aprendizaje?

aprender a pintar
Fuente: shutterstock

¿Cuántas veces vemos cómo los adultos corrigen al niño/a sobre el color de un objeto porque no corresponde a la realidad? ¿En cuántas ocasiones les interrumpimos en su quehacer dibujando o coloreando un objeto como ejemplo?

Otra manera de convertir la pintura y el dibujo en una actividad educativa y divertida es cambiar el comportamiento de los adultos frente a los niños/as. Ya sabemos que la pintura ayuda a estimular la creatividad, la expresión, la comunicación, la sensibilidad y es capaz de ayudar en la concentración del menor.

En la actividad de pintar los adultos jugamos un papel esencial si queremos conseguir que ésta sea educativa. A través del transcurso del tiempo y la práctica y con el cambio de hábitos frente a los niños/as el trabajo irá creciendo, evolucionando y avanzando. 

Material adecuado: un papel nuevo ¡es importante!

aprender a pintar
Fuente: parentsociety

Tiene más importancia de lo que se puede pensar dar al niño/a un papel limpio y nuevo, para comenzar a pintar. Realmente da igual lo que vayan a dibujar o a garabatear (si es muy pequeño) lo importante es que el papel no esté arrugado, no contenga otros dibujos, no tenga las típicas líneas horizontales o que sea cuadriculado. No importa si es un folio blanco o folios de papel reciclado lo importante es que sea un lienzo “en blanco” para tus hijos/as.

¿Por qué es tan importante el papel? A través de esta acción por parte del adulto (quien pone el papel) queda implícito que el trabajo (la actividad de pintar) es importante. Es una manera de tomar en serio lo que el niño/a va a realizar.

También te puede interesar: ¿Cómo aprender a dibujar caras?

Aprender a pintar: evita las pinturas de pésima calidad

aprender a pintar
Fuente: theconversation

Es importante evitar comprar rotuladores, bolígrafos, lápices o ceras que a penas pinten en el papel. Una tarea que debemos vigilar es que los más pequeños no se queden sin pinturas. La cuestión no es utilizar un gran número de rotuladores, ceras o temperas diferentes, ya que pueden utilizar 4 ó 5 colores, sino que deberás tener repuesto para los mismos. Si el rotulador, por ejemplo, dejara de pintar debemos tener otro de repuesto.

Acondiciona una zona para colorear y dibujar

aprender a pintar
Fuente: notalentforcertainty

¿Tienes poco espacio en casa? No importa donde pongas este lugar pues lo más importante es que los niños/as estén cómodos y esté bien organizado. Así que intenta adaptar una zona con una mesa pequeña, de las medidas adecuadas, y un bote con las pinturas o similar. Además incorpora unas sillas y un cojín, si fuese necesario, para acomodar a los pequeños. Es la mejor manera de que dibujen sentados adecuadamente. Los adultos deben cuidar de la postura del niño/a si éste está muy lejos de la mesa o demasiado cerca.

¿Qué hacer cuando hay más de un niño/a?

aprender a pintar
Fuente: photo.elsoar

Los adultos debemos vigilar que los niños tengan cada uno una hoja limpia y sin usar. De esta manera pueden dibujar en la misma mesa compartiendo lugar y los colores, pero no el trabajo individual. En este momento el adulto debe vigilar y corregir las conductas de los niños/as. El objetivo es que respeten el trabajo de los demás y el material.

Es importante pensar que cada niño es diferente y por ello tendrá un proceso distinto de los demás. Además, también influye si las edades son muy dispares entre ellos. El material no se golpea (no es un juguete) y se devuelve a su sitio cuando se ha acabado con el color, o de pintar. De esta manera los demás tendrán acceso al mismo.

Una vez acabado del dibujo el adulto puede guardarlo en una carpeta (junto a sus otros dibujos) y con su nombre correspondiente. Si tienes varios niños archiva sus dibujos en varias carpetas individuales.

Aprender a pintar: Cuántas veces en semana pueden hacerlo

aprender a pintar
Fuente: tlckids

Sinceramente los niños/as pueden pintar tantas veces como quieran y todos los días que quieran. Lo más importante en este caso es que haya una continuidad con el trabajo para que los niños/as evolucionen. En este sentido, siempre que se pongan a pintar procura que se cumpla todo lo anteriormente mencionado.

Si los adultos no pueden vigilar en ese momento al niño/a es mejor no dibujar ese día. La continuidad es la que hace que este trabajo educativo de sus frutos. No servirá de nada pintar todos los días si no se cumplen ciertas pautas.

¿Cuánto tiempo deben estar pintando los niños?

aprender a pintar
Fuente: 360artgallery

La verdad es que esto dependerá de cada niño porque algunos estarán unos minutos mientras otros pueden pintar durante una hora. Es importante que haya una constancia y que todo se cumpla escrupulosamente. Por este motivo no importa tanto cuánto tiempo le dedican a esta tarea.

¿Cuál es la labor de los padres cuando el niño pinta?

aprender a pintar
Fuente: eurekastreet

Es importante que el adulto no juzgue o evalúe el trabajo final (poniendo la típica nota), para lograr un proceso mejor. El adulto debe aportar las mejores condiciones y herramientas para que los niños dibujen, pero sin juzgar el trabajo final.

Los adultos debemos encargarnos de hacer cumplir una serie de normas como hábitos de trabajo, corregir las posturas, corregir como cogen el rotulador y hacer que se respete el trabajo del compañero (si lo hubiera). Asistir al niño/a en su trabajo hace posible que éste pueda trabajar y que este proceso sea el verdadero valor.

Es realmente importante, para aprender a pintar, no abandonar al niño mientras lo hace. El adulto debe estar presente (cerca) en el sofá, rondando por la habitación, limpiando, leyendo pero observando todo. Es importante no caer en ser un mero observador y hacer cumplir todo lo anteriormente mencionado. Incluso podemos sentarnos junto a ellos y hablar de lo que se quiera mientras no sea de lo que está haciendo. De esta forma no se distrae.

Esta manera de aprender a pintar es una forma de dar valor a todo el proceso en conjunto y no al trabajo o resultado final; porque les demostramos que la aprobación ya la tienen por parte de los adultos. También es una forma de que el niño no busque solo tu aprobación (o la de los demás) sino que sea autónomo. Que sienta que les damos valor al trabajo a lo largo de toda la actividad y no como un resultado.

¿Qué te parece esta forma educativa de aprender a pintar? ¿Podrías aportar algo más al artículo? ¿Te ha sido de utilidad este post?

También te puede interesar: ¿Cómo aprender a dibujar caricaturas?

Dejar respuesta