ThingMaker, la impresora 3D que fomenta la creatividad de los niños

Llega ThingMaker, una impresora 3D que permite a los niños diseñar y llevar a la vida sus propios juguetes, fomentando así su creatividad.

impresora 3D
Fuente: ThingMaker 3D

Mattel, la mayor compañía de juguetes del mundo, junto a la compañía de software Autodesk, han creado una impresora 3D dirigida a los más pequeños. Se trata de ThingMaker 3D, una impresora 3D que permite a los niños diseñar y crear sus propios jueguetes, fomentando así su creatividad. Ya en abril del año 2015, las dos compañías anunciaron que estaban trabajando en esta herramienta. ¿Cómo funcionará?

La impresora 3D para los más pequeños

Mientras que Mattel pone la impresora 3D ThingMaker 3D, Autodesk, especialista en software de diseño 3D, aporta una aplicación móvil. Esta app, llamada ThingMaker Design, está disponible de forma grautita para descargar para dispositivos iOS en la App Store, y para dispositivos Android en la Google Play Store, y es en la que los niños podrán desarrollar su creatividad con sus diseños y creaciones. Además, la aplicación vale también para cualquier otra impresora 3D. El funcionamiento de la app es lo suficientemente sencillo para que los niños puedan aprender rápidamente a diseñar sus propias creaciones, que tan solo requieren de su imaginación y creatividad.

La idea es que los niños empiecen a diseñar a partir de unas plantillas que vienen ya con la aplicación, y, a partir de ahí, una vez que vayan aprendiendo a utilizarla, ya puedan crear juguetes desde cero. Cuando ya tienen terminado el diseño del juguete que quieren llevar a la vida, ya es posible exportar los archivos STL de forma directa e inalámbrica a la impresora 3D, en este caso a ThingMaker, aunque, como comentábamos anteriormente, la app también funciona con otras impresoras 3D. La aplicación, permite a los niños crear sus juguetes desde una tablet o un smartphone.

ThingMaker 3D, que fue presentada recientemente durante la feria de juguetes de Nueva York, saldrá a la venta durante el próximo otoño (el 15 de octubre de 2016), será vendida a través del portal de Amazon y tendrá un coste de 299$ (ya se puede proceder a reservar la impresora). Hay que tener en cuenta que la impresora estará dirigida a niños mayores de 3 años de edad. Con ella, los niños pueden imprimir partes de juguetes con el objetivo de repararlos, por ejemplo. Además, otra de sus ventajas es que pueden personalizarlos, incluyendo diferentes colores y texturas en ellos. Los juguetes que permite diseñar la máquina, por el momento, son juguetes genéricos. Sin embargo, la intención de Mattel para el futuro, es la de añadir alguna de sus marcas y alguno de sus modelos en este área.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que el sistema de rollos de plástico que necesita la impresora es de tipo PLA, y que se venderán por separado, pudiendo elegir entre más de 20 colores diferentes, y más que llegarán en el futuro. En el vídeo compartido anteriormente, puedes comprobar cómo sería el funcionamiento de la impresora 3D y cuáles serían los resultados.

Hay que ver cómo ha cambiando el tiempo desde las primeras creaciones de Mattel bajo el nombre de ThingMattel, que llegaron a nuestras vidas en el año 1964. Se trataba de unos moldes con diferentes formas, en los que se vertía un material llamado Plastigoop. Estos moldes variados, permitían a los niños crear diferentes creaturas monstruosas, más conocidas como Creepy Crawlers.

Las impresoras 3D no son tecnologías realmente novedosas. Sin embargo, no fueron masivas hasta la primera década del siglo XXI. Desde el año 1980, la impresora 3D estuvo protegida por una propiedad intelectual perteneciente a la firma 3D Systems. No fue hasta 20 años después, hasta que aparecieron los primeros modelos de impresoras 3D de código abierto.

A partir de ahí, cualquier usuario, que tuviera conocimientos de nivel medio de programación, así como de circuitos electrónicos, podía proceder a la creación de su propia impresora 3D. Ahora, gracias a iniciativas que llegan, como la de Mattel con su impresora ThingMaker 3D, junto a Autodesk con la aplicación ThingMaker Desing, los niños también tienen acceso a estas técnicas para poder materializar o llevar a la vida todas sus ideas.

Por el momento, no hay declaraciones oficiales por parte de Mattle, sobre si introducirá impresiones de sus marcas de juguetes más conocidas, como son Barbie o Hot Wheels, por ejemplo. Sin embargo, este puede ser el siguiente paso en el caso de tener una gran recepción por parte de los usuarios con la impresora 3D.

La imaginación de los niños puede llevarse así a la realidad, así como también la de muchos adultos. Esta es una nueva forma de jugar, fomentando la creatividad en los niños y su relación con el juego y la diversión. Iniciativas como esta merecen ser comentadas y dadas a conocer. ¿Qué te parece que los niños puedan diseñar y crear sus propios juguetes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here