¿Es posible cambiar los estereotipos en la educación? Una perspectiva que se ha desarrollado a lo largo de los años y que, tiene un largo trabajo por hacer.

¿Qué es un estereotipo? Según la RAE, se trata de una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable. Los estereotipos pueden ser, pedagógicamente hablando, de muchas clases. Los cánones de belleza impuestos por la sociedad, el éxito a través del poder adquisitivo y el género son algunos de los mayores estereotipos de la historia. Las niñas van de rosa y los niños van de azul es, posiblemente, el mejor ejemplo para poder entender el concepto de estereotipo de género.

¿Se pueden cambiar la imagen estereotipada? Una pregunta por la que la investigación y la sociedad llevan luchando mucho tiempo. No hablamos de cambiar una imagen proyectada, sino de poder lograr cambiar toda una sociedad guiada por estereotipos, algo que, no resulta una tarea fácil. En el ámbito de la educación, tanto docentes como padres tienen la oportunidad de guiar a sus alumnos a través de la enseñanza, la didáctica y la interactividad, una serie de valores con los que el alumno podrá comprender y evolucionar a la hora de hablar de estereotipos.

estereotipos y educacion

Los grandes estereotipos son difíciles de cambiar

Gracias a la evolución del ser humano, las nuevas tecnologías y el progreso, los estereotipos han ido cambiando a lo largo del tiempo. Sin embargo, el estereotipo de género es, posiblemente, el más difícil de cambiar. Si echamos la vista atrás, logramos ver cómo un estereotipo se trata de una representación en la que existen ideas, prejuicios, valores, deberes y prohibiciones en la vida de las mujeres y los hombres. Vemos a la mujer tierna, ama de casa, de compras, haciendo la comida, la cual su mayor preocupación está en su cabello, cutis y uñas.

Sin embargo, el hombre apuntaba un poco más alto al poder ser lo que quisiera, desde inspector de policía hasta médico. Un gesto de masculinidad que les prepara hacia el camino de afrontar la vida con fortaleza en la que tienen que desarrollar conocimientos, habilidades y la protección de la mujer, olvidando los sentimientos y la sensibilidad.

Fuente: Elconfidencial
Fuente: Elconfidencial

Los estereotipos de género y la educación

Tanto de los docentes como de los padres depende el aprendizaje de los valores a la hora de hablar de los estereotipos de género. Y es que, poder hacer una representación cultural de género no se trata solo de una tarea de aprendizaje, sino de inculcar unos valores con los que los alumnos puedan desenvolverse en el ámbito social. Así, no podemos hablar de estereotipos sin citar a Walter Lippman, quien dijo que el abandono de todo estereotipo en orden de una aproximación completamente inocente empobrecería la vida del hombre. Lo que importa es el carácter de los estereotipos y la credulidad con la que los empleamos.

optimismo

Con este extracto del autor, Lippman quería afirmar que los estereotipos pueden ser en cierta manera positivos, pero en una medida razonable a través de la objetividad del ser humano. Es entonces cuando pensamos en el estereotipo de la mujer, quien es responsable de las tareas del hogar, mientras que el hombre se dedica a traer el dinero a casa e introducirse en el mundo laboral.

Gracias a la evolución, hoy en día podemos ver el gran cambio que esto ha supuesto a la hora de hablar de estereotipos. Vemos a una mujer médico, exitosa, independiente y la cual no necesita un hombre para triunfar en la vida. Además, hemos podido ver cómo incluso el hombre se ha involucrado en las tareas del hogar. Esto no quiere decir que todo cambie y se de la vuelta, sino que hay que igualar ambos géneros hasta llegar a la estabilización.

Algunos recursos para entender la imagen estereotipada de género

Las nuevas tecnologías nos han permitido estar más informados que nunca. Gracias a eso, tenemos la posibilidad de acceder a casi todo tipo de información. Y a mi, que me encantan los comerciales de publicidad y aquellos vídeos que suelen sacarnos una sonrisa de vez en cuando, quiero mostraros algunos de los mayores retos de la publicidad: sensibilizarse con la igualdad de género y la proyección de imágenes estereotipadas.

En este primer comercial podemos ver que no es de hoy en día, sino que se remonta a unos cuantos años atrás. Quiero que podáis ver la diferencia entre el primer comercial y el segundo. Este trata acerca de la vida diaria de la mujer de casa de los años 70, tampoco hablamos de más de 50 años y el cambio ha sido brutal.

El segundo trata de la marca comercial de Barbie, la famosa muñeca de las niñas que ha dado todo un giro a su imagen, convirtiendo la imagen de la mujer en lo que ella quiera ser. ¿Qué os parece?

A la hora de poder cambiar la imagen de los estereotipos de género, será necesario que el docente pueda inculcar a sus alumnos los valores necesarios para diferenciar la importancia de los valores y prejuicios. Los padres también tendrán un papel fundamental a la hora de la enseñanza en el mundo de los estereotipos. ¿Cuál es el mejor método para el aprendizaje de los valores a la hora de inculcárselo a los alumnos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here