LAS FLORES DE LA LLUVIA

(RECUERDOS DE UNA PRIMAVERA LLUVIOSA Y FLORIDA)

La pradera se ha cubierto

tras las lluvias recibidas

de un arco iris incierto

de pintor impresionista.

Ha reventado el campo

en revoltijo de flores

hasta ir formando un ramo

de mil formas y colores.

Se ha cubierto en primavera

de amapolas el trigal

y las humildes cunetas

llenas de flores están.

Los colores se combinan

en un tapiz caprichoso

y de lejos se adivinan

como en un caleidoscopio.

Basta mirar a lo lejos

hacia cualquier horizonte

para poder sorprendernos

con una alfombra de flores.

Quiero dejar impresas

en mi retina

las imágenes que entran

por mis pupilas,

para si llega el verano

y las agosta el calor,

disfrutarlas recordando

el derroche de color.

José García Velázquez.

Segovia, 16 de junio de 2007

Dejar respuesta