Convertirse en padre y educar a los hijos no es tarea sencilla. No existe un manual y muchas veces tomamos decisiones desde la incertidumbre. Aún así lo más importante es tener una actitud positiva y dar lo mejor de cada uno. Te contamos algunos fallos muy comunes en la tarea de ser padre que quizás te ayuden la próxima vez que tengas que tomar una decisión para la educación de tus hijos.

Fuente: Iris
Fuente: Iris

No escuchar a los niños

Es importante darles espacio y tiempo para que nos cuenten lo que les pasa. A veces los padres no toman en serio lo que sus hijos dicen. Es cierto que tardan y pueden tener dificultades para expresarse, pero el mensaje que intentan darnos es aún más importante que la respuesta que vayamos a plantear.

Sobreprotección

Ningún padre quiere ver a sus hijos sufrir, pero el miedo excesivo es contraproducente porque no le permite a los niños desarrollar su autonomía. La sobreprotección es a la vez desconfianza de las aptitudes del niño para valerse por sí mismo.

Educarlos igual cuando hay hermanos

Una cosa es transmitirles los mismos valores, y otra muy diferente es que los hermanos hagan todo de la misma manera. Cada hijo es una persona diferente, cuando un recurso no funciona no hay que empecinarse tomando al otro hermano como ejemplo, hay que buscar variantes. Comparar a los hijos trae consecuencias muy graves y genera problemas hacia los padres, hacia los hermanos y hacia el resto de las personas también.

Límites

Los límites son necesarios, pero hay que medir la forma en la que se implementan. Obviamente que terminarás enfadado si dibuja en la pared de tu casa, pero antes que gritarle lo importante es remarcarle que las paredes no son para pintarlas y brindarle los medios para que explore su creatividad en otros ámbitos.

¿Has cometido alguno de estos errores con tus hijos? ¿Crees que hay algunas ideas interesantes o consejos que te pueden ayudar a tomar mejores decisiones la próxima vez?

Dejar respuesta