PDI, es como se conoce comúnmente a las pizarras digitales interactivas. Estas cada vez son más comunes en todos los ámbitos de enseñanza, incluso en cierto centros dejan de lado a la pizarra de tizas convencional para sustituirlas por estas. Hoy analizamos los pros y contras de esta herramienta.

Fuente: lapizarradigital.es/
Fuente: lapizarradigital.es/

No obstante, muchos profesionales aún siguen siendo reticentes pese a las ventajas que tiene la pizarra digital interactiva, los maestros mantiene una posición conservadora y quieren seguir teniendo una pizarra convencional como auxiliar a esta nueva, para que en el caso de que falle o no funciona, puedan seguir dando la clase como antaño, sin tener que verse obligados a interrumpirla.

Lo más común en las aulas es que la pizarra de tizas, con un tamaño superior, sea tapada en el medio por la digital, por tanto, queda margen a ambos lados de la convencional para escribir con tiza, e inconscientemente los profesores en vez de escribir en la digital lo siguen haciendo en la tradicional. Esto se une con la mala visualización, ya que al tener un menor tamaño la digital, si el aula es grande, los de atrás tienen mayores dificultades a la hora de ver lo escrito.

No obstante, no todo son inconvenientes, más bien todo lo contrario, las pizarras PDI tienen muchas ventajas, son más interactivas, amenas, captan mejor la atención de los estudiantes. Además los fabricantes desechan la idea de la necesidad de una pizarra auxiliar, ya que dicen que por las características de la superficie de la PDi, se puede escribir de igual manera que con rotuladores de forma convencional, como si lo hicieras con tiza en las pizarras normales.

La PDi no es una pantalla digital normal, en la que únicamente se ve una imagen fija correspondiente al monitor del ordenador a través de un proyector, sino que en este caso, a través de un rotulador o dedo, se puede interactuar con dicha imagen.

En mi opinión son muchas más las ventajas, que los inconvenientes, el problema es la costumbre de los profesores más veteranos, que prefieren seguir usando los métodos convencionales, pero seguro que poco a poco la tendencia va cambiando, como todo, al mundo digital.

Dejar respuesta