Con su traje muy blanco encontré al hombrecito.

Bajo el terrible frío le vi muy derechito.

Pero cuando el sol de pronto nos envió su calor

se fue a la carrera el extraño señor.

El muñeco de nieve

Dejar respuesta