Una vez que hemos terminado nuestros estudios de grado, llega el momento de decidir qué hacer con nuestro futuro. Podemos empezar a buscar alguna salida laboral relacionada con nuestra especialización, o bien mejorar nuestra formación cursando algún máster o curso de posgrado. Se estima que alrededor del 60% de los graduados universitarios optan por la vía del máster, pensando en que de esta forma optarán en un futuro a mejores puestos de trabajo. La oferta de estos estudios es muy amplia por lo que en ocasiones es complicado dar con el máster ideal. Para que os resulte algo más sencillo, hoy os queremos mostrar algunos consejos prácticos que pueden veniros muy bien.

¿Qué queremos hacer?

Esta es la primera pregunta que deberíamos plantearnos a la hora de dar el siguiente paso una vez finalizados nuestros estudios de grado. Todo el mundo debería dedicar un poco de tiempo a pensar en el campo al que nos queremos dedicar y determinar si estamos preparados para cumplir con los objetivos de ese puesto de trabajo. Una vez que hayamos decido el trabajo al que nos queremos dedicar, seleccionar un máster no será tan complicado, ya que habremos hecho una importante criba dejando de lado todos aquellos que no tienen nada que ver con nuestra decisión.

¿Dónde realizar el máster?

Hoy en día, el catálogo de másteres que se ofrece en nuestro país es muy amplio. Para dar con el adecuado, lo mejor es hacer uso de algún buscador como puede ser Tumaster, un portal especializado en másteres y que está dirigido a usuarios que buscan información detallada sobre los programas impartidos en los centros más prestigiosos del país. Lo bueno de este buscador, es que nos ofrece toda la información que uno puede esperar, teniendo además la posibilidad de contactar con el centro que lo imparte.

Cuidado a la hora de elegir el centro de formación

Una vez que hayas encontrado un máster que se adapte a vuestras necesidades, será importante que se dedique algo de tiempo en investigar sobre su reputación y prestigio.  En este sentido, deberíamos tener en cuenta lo siguiente:

  • Calidad de los docentes: Conocer sus títulos, investigaciones realizadas, artículos o libros publicados o su trayectoria profesional, nos puede servir para hacernos una idea de la calidad de las clases.
  • Contenidos tratados durante el curso: Conocer los temas que se tratarán y si realmente son aquellos que nos interesan. Además, y muy importante, asegurarse de que no sean los mismos adquiridos durante los estudios del grado.
  • Metodología de enseñanza utilizada: Debemos asegurarnos que se trata de estudios prácticos y cómodos.

Otra buena opción será consultar a viejos alumnos que hayan cursado el máster elegido para que nos puedan orientar de su calidad. Esos comentarios no siempre son veraces al 100%, pero nos pueden servir para hacernos una idea.

Asegurarse de que hay prácticas

Hoy en día, todos los estudiantes piden prácticas a un máster. Nos pueden servir como acercamiento al mundo laboral y saber a lo que nos vamos a enfrentar. Por este motivo, además del prestigio y del precio, hay que hacer hincapié en este aspecto, comparando las diferentes opciones que tengamos.

Salidas que puede ofrecer el máster

Es la mayor preocupación de todo estudiante que decide realizar un máster, saber si lo que va a cursar, realmente es demandado por las empresas. Por este motivo, es fundamental pedir referencias sobre las salidas profesionales del máster, ya sean a las empresas que contratan a os estudiantes de esa especialidad como a antiguos alumnos. En este sentido, el uso de las redes sociales se convierte en una herramienta muy potente.

Intentar que sea en inglés

El inglés es el idioma del trabajo, el que se utiliza en la mayoría de empresas multinacionales para comunicarse con sus clientes, y que es muy valorado por las compañías a la hora de contratar a sus empleados. Un máster impartido en la lengua de Shakespeare, aportará un plus extra a nuestro curriculum, abriéndonos muchas más posibilidades.

Modalidad: Online, presencial o mixto

Cada una de las modalidades tiene sus ventajas y desventajas. En mi opinión, la mejor opción es hacerlo presencial, ya que de esta forma podremos estar en contacto con los profesores que los imparten y poder así intercambiar impresiones sobre lo explicado. El problema es que no todo el mundo tiene la posibilidad de elegir esta opción. Por otro lado, la opción online permite adaptarse mejor al tiempo de los estudiantes.

Lo que sí es cierto, es que cada vez son menos los másteres que son 100% presenciales, encontrándonos muchos casos de modalidad mixta, donde es necesario acudir una vez a la semana o al mes hasta el centro para encontrarse con los profesores.

Con estos consejos que hemos compartido con vosotros, dar con el máster ideal será mucho más sencillo. Tenlos en cuenta a la hora de realiza tu búsqueda.

— Post Patrocinado —

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here