Beneficios de los juegos de mesa para los niños

Los juegos no solo sirven para distraer y divertir a los niños. También tienen gran influencia en su aprendizaje y su adaptación social. En un mundo donde el uso de la tecnología se ha convertido en algo esencial, apostar por los juegos de mesa para que los más pequeños se entretengan es algo muy positivo. Se trata de juegos que son capaces de conseguir que los pequeños desarrollen sus capacidades motoras, mentales y sensoriales. Son muchos los beneficios que ofrecen este tipo de juegos, además de encontrar multitud de opciones entre las que poder elegir el que mejor se adapte a las necesidades de nuestro hijo. En la tienda de Juegos de Mesa y Rol podéis encontrar opciones para todas las edades. Empecemos con el repaso de algunos de los beneficios más importantes.

Enseñan normas

Jugar a un juego de mesa implica tener que respetar las normas que establece el juego en cuestión. Esto va desde el turno de tirada hasta acatar las consecuencias al caer en una determinada casilla del tablero. Este acatamiento de las reglas, ayuda a que luego se traslade fuera del juego, respetando las que se establezcan en casa, en el colegio o en la sociedad en general.

Aprender a tolerar la frustración

Los juegos de mesa ayudan a enseñar a los niños que no siempre se gana, y que hay que saber encajar las derrotas, tomándolas con deportividad y buena cara. Ayudan a inculcar que de las derrotas también se aprende, teniéndose que esforzar para conseguir alcanzar sus metas, algo que tendrán que poner en práctica a lo largo de su vida. Como todos los jugadores están sometidos a las mismas normas, los juegos de mesa fomentan la igualdad y la autoestima.

Mejora la socialización

La mayoría de juegos de este tipo, implica una interacción con el resto de jugadores. Esto hace que haya que haber un desarrollo de la comunicación, favoreciendo estrechar lazos con amigos y familiares. Mediante el juego, los pequeños aprenden a conocerse y a tratar con otras personas, una acción que luego podrán llevar a la vida real. También hay que destacar que los juegos de mesas son ideales para fortalecer la unión de la familia. Raro es el niño que no disfruta de estos juegos en compañía de sus padres.

Mayor desarrollo cognitivo

Los juegos de mesa son una fuente inagotable para el desarrollo de las capacidades cognitivas de los niños. Por medio de sus diferentes mecánicas, es posible mejorar ciertas habilidades. Entre estas están la motricidad fina en los juegos que requiere de colocación de piezas o la visión espacial, en juegos como los puzzles. La memoria, el cálculo o la imaginación son otros aspectos que ayudan a desarrollar. No es de extrañar que cada vez haya un mayor número de docentes que ven en estos juegos una herramienta educativa.

Impulsa la toma de decisiones

Como ocurre en muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida, hay ocasiones en las que hay que tomar decisiones entre varias elecciones. El hecho de tomar decisiones nos aporta autoconfianza y cierto grado de valor. Mediante el juego, se ayuda a los niños a darles cierto empuje en la toma de decisiones ante situaciones de duda. Ayuda a liderar y a asumir el riesgo de un fracaso ante una mala elección.

Además de los beneficios que hemos comentado a lo largo de esta entrada, ¿qué otras cosas pensáis que es importante destacar de los juegos de mesa? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here