Tanto para la mejora de la cualificación de los profesionales en las empresas, como para aquellas personas que quieren mejorar su situación laboral, sin renunciar a la vida familiar o al ocio, el e-learning se está asentando como una opción que posibilita una gran reducción de costes y, asimismo, mejoras en la asimilación de contenidos.

Beneficios de la formación a distancia

La educación virtualizada y a distancia, a través de internet, ya sea mediante plataformas ad-hoc, tutoriales en vídeo u otros medios, permite compatibilizar cualquier actividad con la adquisición de conocimientos. La Cátedra Telefónica señala que España es el país europeo en el que los centros académicos públicos y privados disponen de más herramientas de e-learning y cursos de formación a distancia para sus alumnos.

En esta línea, un informe de la consultora Deloitte apuntaba que una de cada tres compañías de tamaño medio en España cuentan ya con plataformas exclusivas destinadas a desarrollar acciones formativas a distancia o en horas de trabajo para sus plantillas. El negocio de los cursos de formación a distancia, de acuerdo con los últimos estudios publicados al respecto, han mejorado sus cifras nada menos que un 50% en el último año. Incluso se estima que, con el horizonte del próximo lustro, la mitad de los cursos que se impartan en centros académicos y empresas serán a distancia.

Ventajas de la formación a distancia

Una de las grandes ventajas de la formación a distancia tiene que ver con el hecho de que puede apoyarse en toda clase de contenidos adicionales, desde presentaciones gráficas a vídeos o archivos de audio. En este sentido, una entidad como Cursogram, desarrolla una novedosa apuesta de videocursos de fomación, que ayudan al alumno a adquirir nuevos conocimientos a medida que asisten a las explicaciones, eminentemente prácticas, del profesorado. Y es que centros como Cursogram permiten que el alumno goce de una plena inmersión en el entorno 2.0, otro de los beneficios del e-learning.

Cualquier lugar, tiempo o situación es idónea para sacar algo de tiempo para el estudio de las materias. En general, al contrario de lo que ocurre con la formación tradicional, es el alumno el que pone a su servicio las diferentes herramientas de formación, no al revés.

¿Y cuál es el futuro de la formación a distancia en España y el resto del mundo? Pues parece que está más que garantizado. Según un estudio realizado por OBS, la cifra de negocio de las entidades que se dedican a impartir este tipo de cursos llegará a los 100.000 millones de dólares (más de 78.000 euros) el próximo año.

Dejar respuesta