En el proceso educativo y formativo de los hijos la etapa más compleja es la de la adolescencia según numerosos especialistas. Entender los procesos por los que atraviesan los adolescentes, muy diferentes a los que atravesamos los padres cuando teníamos su edad, es el primer paso para lograr que esta etapa de descubrimiento y luchas internas se desarrolle adecuadamente y les permita entrar en la adultez sin conflictos irresueltos.

Fuente:  Coachingsostenible
Fuente: Coachingsostenible

¿Cuándo empieza la adolescencia?

Hay que remarcar que cada persona es diferente y que algunos niños empiezan a mostrar cambios en actitudes o en el mismo cuerpo a distintas velocidades. Están los que crecen de golpe y los que lo hacen lentamente, cada uno posee un ritmo que hay que respetar.

La pubertad aparece como la etapa en la que se desarrollan las principales características sexuales adultas (senos, barba, vello púbico), pero la adolescencia es un proceso interno que puede darse a la vez que la pubertad, más rápido, más lento, pero siempre de una forma interna, relacionada con lo que los jóvenes sienten y perciben, y no con la apariencia externa.

La rebeldía en los adolescentes

El estereotipo más común de los adolescentes rebeldes trae consigo el desafío a la autoridad y a los límites. Si bien es un modelo de adolescente muy extendido, no se da en la mayoría de los casos, es quizás uno de los más visibles por el tipo de acciones que lleva a cabo pero no todos los adolescentes tienen esta tendencia.

La meta principal del adolescente es conseguir su independencia, por eso empieza el alejamiento de la figura paternal. Los padres deben aceptar que los jóvenes quieran pasar menos tiempo con ello, que aparezcan más reservados y discrepen en sus opiniones. Es una etapa de creación de identidad e intimidad, pero un consejo para evitar conflictos es dejar la puerta abierta al diálogo, dejarles ver que sus opiniones importan y las pueden compartir aún si son diferentes.

1 Comentario

  1. Una causa de la rebeldía en adolescentes es el hecho de imponer disciplina demasiado rígida y estricta.

Dejar respuesta