Santa con nombre de flor,

y, a pesar de este retrato,

me confunden con zapato.

La sandalia

Dejar respuesta