7 riesgos online a los que se enfrentan los niños

El uso de la tecnología en la educación de los más pequeños ha traído consigo un importante aumento de los riesgos online a los que tienen que hacer frente. Amenazas como el ciberacoso, phishing o zoom bombing están al orden del día, pero no son los únicos. Ante esta situación, es importante tomar las medidas necesarias para que los más pequeños puedan utilizar los dispositivos con la máxima seguridad posible, tarea que recae en gran medida en los padres.

Para ello, es importante conocer los principales riesgos online que se pueden encontrar, para conocer en qué consisten, cómo funcionan y cómo saber detectarlos.

1) Ciberacoso

Actualmente, alrededor del 35% de los niños sufren de ciberacoso. Normalmente suele empezar con bromas que poco a poco se convierten en un problema mayor y una carga para el niño. El ciberacoso causa grandes problemas de autoestima que suelen generar un cambio en el comportamiento del pequeño. Este estará más malhumorado, irritable y llorón.

Como medida preventiva, es importante advertir a los niños que todo aquello que publiquen en la red se quedará allí permanentemente. Hay que hacerles entender que Internet tiene memoria y que deben pensarlo dos veces antes de publicar cualquier foto o video, que cuantas menos fotos publiquen de sí mismos mejor. Hoy en día es muy sencillo hacerse viral, solo hace falta publicar un video gracioso con amigos y puedes despertarte famoso al día siguiente. Pero, ¿quién quiere eso realmente?

Además, es importante advertir a los niños de que no pueden, bajo ninguna circunstancia, publicar algo o responder a mensajes cuando están enfadados o tristes. Las emociones inmediatas conllevan reacciones que no serán jamás la solución a ningún problema o discusión, de hecho, lo más probable es que empeoren aún más la situación.

2) Contenido no deseado

Probablemente este sea el problema más frecuente con el que se encuentran los niños. Ya sea por curiosidad o por accidente, los menores empiezan a consumir imágenes de violencia y sexo a una edad muy temprana. En el caso que las conversaciones con los hijos, dentro de un entorno de confianza no saquen sus frutos, los padres deberán aprender a filtrar el acceso digital. Los nuevos móviles y tabletas, vienen equipados con la función de control parental que permite restringir el acceso a Internet. Además de esta función, existen muchas aplicaciones con controles de edad que restringen el contenido inapropiado a los niños.

3) Acceso de los ciberdelincuentes a información privada

En un principio parece correcto si un niño publica una foto al salir de la escuela, sin embargo, es posible que inconscientemente tenga la geolocalización activada y dé a entender que sus padres no están en casa. Así, gracias a estas pistas, el perfil del niño puede convertirse en un arma para los ciberdelincuentes. Estos pueden averiguar perfectamente dónde vive el niño y qué rutas suele hacer, de modo que los peligros son inminentes, ya sean robando en la casa cuando la familia no está o secuestrando al niño. Es importante explicar al hijo que ha de tener mucho cuidado con el contenido que sube a redes. Si puede ser, hay que asegurarse de que su cuenta es privada y controlar sus seguidores, además de tener cuidado con la información personal que publica.

4) Phishing 

El phishing o la suplantación de identidad, se trata de un tipo de fraude en el que los internautas se apropian de los datos confidenciales de las cuentas personales y manipulan las contraseñas con tal de bloquear el acceso a sus propietarios. Desafortunadamente, las víctimas más recurrentes suelen ser los niños, ya que es el público más inocente y propenso a ser engañado. Hay que explicar a los hijos que no deben acceder a los emails que les mandan por correo o mensajes, especialmente si no los esperaban. Incluso si el mensaje es de sus amigos, pero requiere que introduzcan la contraseña, deben alarmarse y avisar a los padres. No solo eso, sino que además sería apropiado instalar un antivirus en todos los dispositivos digitales del hogar.

También te puede interesar:
Concurso Premios Argaya para Jóvenes Creadores 2012

5) Catfishing

Este término hace referencia a una actividad engañosa en la que un usuario se crea un perfil falso con el objetivo de estafar o abusar de alguna víctima, que en este último caso también podría denominarse ciber grooming (engaño pederasta).

El 43% de los niños hablan con desconocidos online. Pero, ¿quién está realmente al otro lado de la pantalla? ¿Cómo puede uno fiarse de lo que dice? Quizás es un niño también, pero… ¿y si es un adulto con malas intenciones?

Se llevaron a cabo varias investigaciones cuando, en cuestión de una hora, varios niños empezaron a confiar excesivamente en un interlocutor desconocido hasta el punto de aceptar quedar a solas con él, sin presencia de los padres. Además, es común que los ciberdelincuentes pidan fotos íntimas a los niños con tal de chantajearlos más adelante («págame o se las enseñaré a tus padres y amigos»).

Con tal de evitar este riesgo, la herramienta principal es la relación de confianza entre padres e hijos. Es importante que el niño se sienta cómodo hablando de nuevos amigos en casa para evitar encuentros misteriosos.

6) Zoom bombing

Muchos recordarán cuando, durante la pandemia, se hacían las clases online mediante videollamada y, de un momento a otro, en medio de la clase, aparecían imágenes de contenido sensible. Los hackers lograron salirse con la suya hasta tal punto que se le denominó Zoom Bombing a raíz del programa Zoom.

Hoy en día, la enseñanza online ya ha alcanzado cierto nivel y estos problemas suceden cada vez con menor frecuencia. Aun así, para asegurarse de que un niño o niña no se exponga a contenido inapropiado durante la clase, es preferible usar plataformas educacionales conocidas en el mundo de la enseñanza. Asimismo, las escuelas en red deben tener un sistema de encriptado de datos confiable, con el que los datos de los estudiantes y padres estén seguros. No obstante, hay que leer bien las políticas de privacidad de la plataforma que se vaya a utilizar. 

Trabajar con plataformas educativas serias, que tienen un sistema de calificación con protección contra ciberdelincuentes, mantendrá alejado el riesgo de encontrarse con maestros fraudulentos que fingen ser especialistas cualificados.

7) «Maratón de series»

Una maratón de series consiste en el acto de ver varios capítulos de la misma serie de televisión de forma continua. También les puede ocurrir a los adultos que pasan el día en la oficina con picazón e irritación en los ojos. Por no hablar de los niños, que no son conscientes del daño que puede causar la falta de sueño, tanto al sistema nervioso como a la vista. Existen aplicaciones que monitorizan el tiempo en la pantalla y que pueden ser muy útiles para ayudar a los pequeños a conciliar el sueño. Estas permiten establecer un tiempo fijo en el que los niños podrán estar conectados, de modo que al sobrepasar el límite las aplicaciones se apagan. Además, permite desactivar el acceso a ciertas aplicaciones en distintos momentos del día.

Nota de prensa de Novakid

Ir arriba