Una hora al día, el tiempo máximo que los jóvenes de 12 a 17 años deberían utilizar las pantallas en verano

El verano es la época perfecta para descansar, pero también supone un periodo de tiempo donde los jóvenes de 12 a 17 años utilizan las pantallas durante mucho más tiempo. Ante esta situación, y según comentan desde Somos Conexión, este público no debería exceder una hora diaria el tiempo destinado a utilizar sus pantallas.

En la actualidad hay estudios que muestran como el tiempo que pasan delante de sus pantallas es superior a las 6 horas, además de que cada cinco jóvenes, uno está en riesgo de uso adictivo de las pantallas.

“Estas cifras son especialmente preocupantes en los periodos vacacionales, en los que los jóvenes se ven tentados a pasar horas y horas ante sus dispositivos electrónicos sin ser conscientes de los riesgos asociados”, explica Mercè Botella, socia fundadora de Somos Conexión.

Límites de tiempo según la edad de los más pequeños

La operadora telefónica sin ánimo de lucro, que promueve un uso responsable de la tecnología, recomienda que los menores de dos a tres años no deberían tener un tiempo de pantalla superior a los diez minutos. Entre los cuatro a seis años, un máximo de 30 minutos; y de siete a diez, un máximo de una hora.

Asimismo, defienden que el primer móvil no se introduzca hasta los 16 años, aunque la presión social puede llevar a hacerlo antes. Por ello, recomiendan controlar el tiempo de exposición a las pantallas para evitar los riesgos asociados con el entorno digital, como el acoso o las alteraciones en la conducta.

También te puede interesar:  Estrategias de estudio para estudiantes de secundario

“Cada vez más estudios señalan los riesgos del uso del móvil, pues el menor puede descuidar sus relaciones sociales, actividades, así como presentar signos de ansiedad, insomnio o adicción”, enfatiza Botella, que alerta de la necesidad de prestar atención a los signos de alarma y comunicar a los hijos las consecuencias de un uso abusivo de las pantallas sobre su salud.

Uso del móvil sin prohibiciones

En esta línea, la entidad ha elaborado la Guía para familias crueles y malvadas, en la que ofrecen recomendaciones para ayudar en la gestión del primer móvil en menores, fomentando un uso responsable con horarios específicos o un uso gradual de la tecnología, entre otros.

Botella, como autora de la guía, insiste en no prohibir el móvil, sino abordar con los hijos su uso, explicándoles y estableciendo espacios y tiempos de uso, enseñándoles los peligros y beneficios de Internet.

En el caso que ya se esté produciendo un uso excesivo de la tecnología, propone ofrecer alternativas como actividades que les permitan desconectar de los dispositivos y ser conscientes de todo el tiempo que le dedican. Asimismo, sostiene que los adultos utilicen la tecnología de manera responsable frente a los más pequeños y estimular el aprendizaje en tareas que no requieran pantallas.

Últimos artículos