En el Cielo hay alboroto

porque un niño va a nacer,

allá en un pueblo remoto

que conocen por Belén.

¿Cómo podrá estar el Hijo

viviendo lejos del Cielo?.

En este mundo que Él hizo,

¿sabrán que el Niño es el Verbo?.

Si cuando nace ya es pobre

y de todo despojado,

¿no puede pasar entonces

que el Cielo viva añorando?

Es el Amor el que nace

en este humilde portal

y recibe de sus padres

amor y entrega total.

Si en el Cielo hay quien le quiera,

aquí en la tierra también,

que con gran gozo le esperan

la Virgen y San José.

Alegría hay en el Cielo

hay alegría en la tierra,

porque se encarna el Eterno

en una criatura tierna.

Vamos todos a adorarle

y a entregarle nuestro amor,

para que pueda encontrarse

como en el cielo o mejor.

José García Velázquez (Torreciudad)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here