El ministerio de educación de España comienza un nuevo plan de trabajo contra la violencia en las aulas con un grupo especial de profesionales

Fuente:  Civiliblog
Fuente: Civiliblog

José Ignacio Wert, el ministro de Educación de España, propuso a las comunidades autónomas la creación de nuevos grupos de trabajo para unificar los protocolos de acción regionales y las estrategias de detección y prevención de violencia en las aulas. A través de fuentes del ministerio nos enteramos que Wert lanzó la propuesta durante la conferencia sectorial en Madrid, donde el primer tema de discusión iban a ser los exámenes de evaluación de la LOMCE y la implementación de diferentes becas para seguir promocionando la educación inclusiva.

La medida de crear nuevos grupos de trabajo contra la violencia en las aulas responde a una necesidad puntual de la comunidad educativa luego del trágico evento que el lunes pasado se cobró la vida de un profesor en el Instituto Joan Fuster de la ciudad de Barcelona.

El crimen de Barcelona y el debate en las aulas

Docentes y expertos reclaman el trabajo de más especialistas para vigilar la adaptación de los alumnos y la convivencia en los centros educativos. La violencia en las aulas nunca se había manifestado de forma semejante, luego de que un profesor del instituto Joan Fuster de Barcelona muriera tras ser presuntamente apuñalado por un alumno de 13 años.

Los expertos en temáticas de violencia en las aulas no están pidiendo presencia policial en las puertas de los institutos sino el trabajo de grupos de psicólogos y otros profesionales que ayuden a detectar posibles problemas psicológicos en los alumnos de forma temprana, evitando tragedias como la del lunes.

“El alumno sufrió un brote psicótico y en su expediente no constaba ningún problema mental”

Con esas palabras la consejera catalana de Educación, Irene Rigau, llamó la atención sobre el tipo de trabajo que debe empezar a realizarse para detectar posibles reacciones violentas como la de este alumno. ¿Quién hablaba con ese niño? ¿Nadie se daba cuenta que podía tener una respuesta violenta?

Lejos de replantearse la idea de tener al yihadismo escolar al lado de las aulas, lo que proponen los principales directivos de las instituciones educativas es una mayor formación y educación, así como mayor presencia de psicólogos, orientados y otros perfiles de trabajo social que ayuden a los maestros y a los propios alumnos en la convivencia institucional.

Otra profesional, María Alberti, especialista en niños con problemas emocionales sostiene que hay mucha violencia en las familias y en los videojuegos y películas. La escuela no tiene muchas herramientas para contrarrestar esta realidad, más allá de facilitar información y atención a padres e hijos. La formación humana necesaria para que los chicos se empiecen a preguntar ¿qué pasa con nosotros?, ¿a qué le tenemos miedo?

Una discusión seria y abierta

Los expertos sostienen que no hay que discutir el tema desde el miedo y la reacción esperada por los medios de comunicación. En una época donde la sociedad está muy influenciada por los medios, la generación de un entorno de miedo y violencia no ayuda a que los padres y alumnos se sientan cómodos y puedan hablar de sus problemas reales.

Solamente en Cataluña se han registrado tres agresiones de padres a docentes en el último año. La violencia en las aulas crece porque la violencia en la sociedad está más latente que nunca, y allí es donde los profesionales tienen que trabajar para poder crear respuestas que ayuden a entender y combatir la violencia.

Nuevos avances en la protección del docente

Fuente:  MinutoYa
Fuente: MinutoYa

Recientemente los docentes han sido reconocidos como autoridad pública en el nuevo Código Penal. Atacarlos puede llevar a penas de hasta 4 años de prisión. Además se estableció la figura del agente tutor, un policía que está en contacto con todos los componentes de la comunidad educativa, vigilando a los alumnos agresivos y mediando en la relación entre padre y profesor si es que esta se tuerce.

A estos cambios hay que sumar la nueva iniciativa de un grupo de trabajo, sin fecha de reunión prevista, donde se discutirán los distintos aspectos que se pueden mejorar de los protocolos de acción frente a emergencias varias en casos de violencia en las aulas.

El secretario de Políticas Educativas de la Generalitat de Cataluña, Joan Mateo, declaró que va a abrir un período de reflexión con los docentes y autoridades a cargo para determinar si se necesitan incrementar las medidas de seguridad en las escuelas y ampliar el diálogo con las familias para el trazado de nuevos protocolos de prevención que garanticen una respuesta más rápida contra problemas de este tipo.

Se trata de trabajar y consultar con los expertos para conocer de qué forma, desde el ámbito familiar, la orientación y en la propia escuela, se pueden detectar y prevenir conductas violentas. El caso puntual del alumno de Barcelona es muy difícil de prevenir porque, dado que fue un brote psicótico, puede pasarle a personas que hasta el momento han tenido comportamientos perfectamente normales.

La prevención de la violencia en las aulas es lo más importante, pero en ciertos casos se vuelve muy difícil trabajar porque no hay indicio alguno de conductas violentas o respuestas de ese tipo. Lo que las autoridades no quieren es que este tipo de brotes psicóticos sean utilizados como justificación para que no hay un mejor trabajo en la prevención de la violencia en las aulas y mucho menos tomar medidas basadas únicamente en casos aislados.

1 Comentario

  1. ¡Acabemos entre todos con esta lacra que prolifera en la sociedad y los centros educativos!

Dejar respuesta