Últimamente estoy aprendiendo los beneficios que tiene para la salud, y sobre todo para la espalda, hacer ejercicios de alineación para desarrollar de igual formas ambas partes del cuerpos y para equilibrar ambas partes. A diario hacemos movimientos y adquirimos posiciones erróneas que nos dañan la espalda, pero son tan cotidianas que no nos percatamos de ello.

mochila espalda

Por ejemplo, el hecho de llevar el bolso colgado de un hombro, la bolsa de la compra en una sola mano o llevar más peso en un brazo que en otro. Todas esas actitudes hacen que a diario vayamos cargando nuestra espalda de forma incorrecta y termine por dolernos. De igual forma sucede con la colocación de la mochila escolar.

¿Cuántos niños y jóvenes la llevan adecuadamente? Yo diría que muy pocos. Algunos por pereza y otros por estética (sobre todo las chicas, no lo digo en broma, alguna que me dicho que con la mochila bien colocada “parece tonta”) llevan la mochila llena de libros de la forma más incorrecta posible: colgándo todo el peso en un hombro.

Si lo hacemos un día no pasa nada, pero si se convierte en un hábito que se realiza día tras día, puede llevarnos a un problema. Entonces ¿Cuál es la altura correcta para llevarla?

Según leemos en un informe de la OCU, las mochilas llevan un sistema de correas (que deben ser anchas y acolchadas) para que ésta se ajuste bien a la espalda. Lo ideal es que la mochila se encuentre a 5 cm sobre la cintura, ni muy alta ni muy baja. Es decir, no debe tocar el trasero y tampoco reposar en el cuello.

El continido de la mochila debe ser el 10 % del peso de la persona que lo lleve, en ningún caso superar el 15 %. Por ejemplo, un niño/niña de 50 kg no deberá más de 5 kg a sus espaldas. Es imprescindible llevar siempre las 2 correas para distribuir el peso en los dos hombros.

Siguiendo estos consejos en nuestro día a día podemos evitar dolencias que quizá en el futuro tendrán un remedio más complicado.

Dejar respuesta