Lectoescritura: beneficios para los más pequeños

La lectura y la escritura son dos habilidades fundamentales para los seres humanos. El lenguaje es utilizado por las personas como principal elemento de comunicación, permitiéndonos dar nuestras opiniones e ideas, lo que nos permite incrementar nuestro aprendizaje y desarrollo. La escritura es la habilidad de poder plasmar el lenguaje mientras que la lectura nos abre las puertas a la información, permitiéndonos avanzar en nuestros conocimientos. De ahí la importancia de iniciarse en la lectoescritura para poder alcanzar estos objetivos lo antes posible.

Beneficios que aporta la lectoescritura

Son muchos los beneficios que aporta la lectoescritura a los más pequeños y que se pueden alcanzar de forma sencilla si se eligen bien las actividades de lectoescritura. Entre estos beneficios podemos destacar los siguientes.

Desarrollo del pensamiento y del aprendizaje

Dominar el proceso lectoescritor ayuda a los más pequeños a orientar y estructurar su pensamiento. De esta forma, pueden ir avanzando en su proceso de aprendizaje.

Desarrollo de la empatía y la habilidad de escuchar

Cuando los pequeños se inician en la lectura, tienen la posibilidad de meterse en la piel de los personajes que aparecen en los cuentos o libros que leen. Les ayuda a descubrir como piensan o como actúan en determinadas situaciones. Cuando lo más pequeños leen, estos están callados escuchando atentamente todo lo que dicen los personajes.

Desarrollo de la expresión

La lectura nos permite observar el lenguaje, dando lugar a la reflexión inconsciente sobre el mismo, ya que nuestra atención está centrada en la historia. Esto nos permite asimilar conocimientos que poco a poco van enriqueciendo el lenguaje de los niños y niñas. Gracias a esto, van mejorando su capacidad de expresión, tanto a la hora de hablar como a la de escribir. La escritura también ayuda a mejorar la capacidad de expresión gracias a la necesidad de tener que reflexionar aquellas palabras que quieren plasmar en la hoja.

Consiguen mayor concentración

Tanto la lectura como la escritura son acciones que requieren de cierta atención para llevarlas a buen puerto. Tienen la ventaja de que esta atención se produce de forma inconsciente. Así, de esta forma, se consigue mejorar la capacidad de concentración.

Fomenta la organización

Cuando los pequeños realizan alguna actividad relacionada con la lectoescritura, a la vez que van leyendo, en sus cabezas van organizando las ideas principales de lo que están haciendo.

Herramienta importante para el desarrollo de la imaginación

Las actividades de lectoescritura introducen a los pequeños en mundos mágicos donde el límite lo ponen ellos con su imaginación. A la vez que leen, en su cabeza se van formando las imágenes que ellos quieren. Con la escritura, lo que conseguimos es que sean capaces de plasmar en un papel aquellas cosas que se forman en su cabeza.

Relajación y entretenimiento

Tanto la lectura como la escritura son actividades que nos entretienen, a la vez que nos relajan. Son capaces de ayudar a reducir el estrés debido a que es necesario estar centrados en lo que se tiene delante.

Mejorar la ortografía

A la vez que realizan ejercicios de escritura y lectura, los pequeños van aprendiendo a escribir nuevas palabras y a reducir su número de errores gramaticales.

Aprender cosas sobre el mundo

La lectura ha destacado como un medio de gran valor para que los más pequeños se vayan empapando sobre las cosas que los rodea, descubriendo cosas nuevas en todo momento.

Trabajar bien la lectoescritura desde una temprana edad, ayudará a que los niños y niñas adquieran un mejor desarrollo a la hora de comunicarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here