La Universidad de Buenos Aires es una de las instituciones de educación superior más importantes de América Latina. En reiteradas ocasiones ha recibido premios a la excelencia de sus docentes, cátedras y alumnos. Hoy las novedades en torno a la universidad son alentadoras en gran medida, aunque también hay quejas.

El rector Alberto Barbieri contó acerca de algunos inconvenientes con la distribución del presupuesto pero se mostró confiado en el avance de los portales y herramientas para educación a distancia de esta emblemática entidad educativa porteña.

uba-facultad-derecho

Presupuesto y representación política

La universidad de Buenos Aires es la que más profesores, investigadores y graduados le da al país. Sin embargo la pauta presupuestaria no es acorde a la magnitud del establecimiento y desde el rectorado creen que eso se debe a una cuestión de representación política, no a méritos académicos o de formación.

Un voto vale lo mismo para cualquier universidad y en el Congreso de la nación se eligen las normativas para distribuir el presupuesto y la UBA siempre resulta castigada. Más allá de estos puntos negativos, Barbieri se mostró optimista con los avances de las plataformas de e-Learning.

La virtualidad cambia de manera notable el proceso de enseñanza y aprendizaje. El aumento de los inscritos en el programa UBA Digital es una gran noticia, ya son más de 58.000 alumnos de un sistema que Barbieri destaca como “el Hardvard de la educación a distancia”.

Los que llegan a UBA Digital son nativos digitales, la virtualidad y la tecnología son algo normal en sus vidas y es importante ofrecerles un método de estudio que aproveche al máximo todos estos recursos.

Sobre el futuro de la educación universitaria en Argentina, el rector de la UBA habló sobre retos para llevar la Educación Superior de Excelencia a la zonas más vulnerables. En 2015 abrirán dos preuniversitarios técnicos en Villa Lugano y Berazategui para intentar volcar la educación superior en los barrios con menores recursos.

1 Comentario

Dejar respuesta