Pero…¿sabemos qué es la inteligencia emocional? En cierta manera es la capacidad aprensible para conocer, controlar e incluir emociones y estados de ánimo, tanto en uno mismo como en los demás.

La inteligencia emocional aplicada es una asignatura pendiente en el ámbito educativo y, particularmente, descendiendo al terreno del aula, en esas “clases de tutorías” que muchos profesores no han sabido llenar. La escuela, en muchos casos, y sobre todo en ambientes desfavorecidos, es el único lugar en el que se pueden impartir estas lecciones y que podemos aprovechar para desarrollar algunas cualidades de la inteligencia emocional, como son: el equilibrio anímico, el control de impulsos, la motivación, la conciencia de uno mismo y la sociabilidad o habilidades sociales.

Todos sabemos que hoy en día la educación emocional de un niño no se puede dejar como tarea única de la escula o de los padres. Para que un alumno se desarrolle adecuadamente necesita de una alfabetización emocional que le ayude a superar situacinoes problemática lo largo de su vida. Sin embargo, antes de hablar de educación emocional en los alumnos tenemos que hablar de adiestramiento entre los docentes.

Para conocer la inteligencia emocional de un niño tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

  • Si mira hacia arriba.

– A la derecha: construye imágenes, inventa mediante el sentido visual.

– A la izquierda: recuerda visualmente.

  • Mirada horizontal.

– A la derecha: construye mediante sonidos, inventa auditivamente.

– A la izquierda: recuerdo auditivo.

  • Mirada hacia abajo.

– A la derecha: emociones, sensaciones, sabores.

– A la izquierda: diálogo interior, auditivo (monólogo interno).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here