La incertidumbre por la situación actual dispara la demanda de profesores particulares

La pandemia que estamos sufriendo desde hace meses, ha provocado que la vuelta al colegio sea muy diferentes al de otros años. El miedo al contagio y la incertidumbre de lo que puede pasar en las aulas, está ocasionando muchos quebraderos de cabeza a la comunidad docente y a los padres, que no quieren poner en riesgo la salud de sus hijos. Debido a esa situación, según un estudio realizado por el portal de empleo Jobatus, la demanda de profesores particulares ha aumentado un 236% en primaria y un 314% en secundaria.

Este aumento tiene su lógica ya que no sabemos que pasará una vez abiertas las aulas. Al contratar estos profesores, los padres lo que buscan es una garantía de que sus hijos recibirán la formación adecuada en casa.

Profesor y canguro

Otro gran problema a raíz del cierre de los colegios es que, tanto para los padres que pueden teletrabajar, como para los que tienen que ir al trabajo físicamente es muy difícil conciliar la vida laboral y familiar, por lo que ha surgido un nuevo concepto de trabajo.

Se trata de un híbrido entre el profesor particular y el canguro. Y es que el cuidar de los niños ya no es suficiente. Durante esas horas en las que otra persona se ocupa de sus hijos, los padres quieren que esa persona tenga las capacidades adecuadas para sustituir la formación que no se le va a poder dar en el colegio.

Esto ha creado una gran oportunidad laboral para los jóvenes titulados de entre 18 y 35 años que han tenido que sufrir por segunda vez una crisis económica en menos de 15 años, ya que muchos sectores profesionales están sufriendo grandes pérdidas y las contrataciones se han reducido a la mitad.

Super-tutores

Otra alternativa que se está extendiendo por todo el mundo, es la figura del super tutor. Un profesor que puede llegar a cobrar entre 150€ y 1500 € la hora. Se trata de licenciados que cuentan con unas excelentes calificaciones y que ayudan a los alumnos a prepararse las pruebas de acceso a las mejores escuelas o universidades.

También te puede interesar:
Educación escolar: la participación de los padres

Estos super-tutores ya empezaron a llegar a España para trabajar con familias de clase alta. Se quedan a vivir en su casa al más puro estilo au-pair, por lo que con la situación actual perfectamente podrían ejercer de niñera a la vez que continúan con la formación de los niños. Aunque lo más probable es que la mayoría de las familias no puedan permitirse ese lujo.

Pandemic pods

Otra nueva idea para sobrellevar el problema del cierre de los colegios ha surgido en EEUU, y aunque de momento no ha llegado a España, no sabemos si realmente sería eficaz contra los contagios y ni siquiera estamos seguros de su legalidad.

Se trata de los «pandemic pods», grupos muy reducidos de niños que se reúnen en una misma casa con un profesor particular que da clase a todos a la vez. Son mini-escuelas que intentan mantener la famosa «burbuja» aislada, pero de manera que los niños sigan aprendiendo y sobre todo relacionándose con otros niños de su edad, otro tema recurrente cuando se habla del cierre de los colegios. Los niños necesitan relacionarse para crecer equilibrados emocionalmente.

De lo que no estamos seguros es cómo de legal son estas micro-escuelas reducidas ya que, aunque los profesores sean profesionales titulados, las clases se realizan en casas que evidentemente no han pasado por los controles pertinentes que requiere cualquier colegio.

Lo que sí es cierto es que tienen otra gran ventaja y es que se intenta, siempre que el tiempo y el espacio lo permitan, dar la clases al aire libre, donde ya sabemos que es más difícil el contagio. Además es muy beneficioso para los niños estar al aire libre, lo que se conoce como «Escuela Bosque», en la que la naturaleza es el aula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here