A través de este tradicional cuento los niños aprenderán a colaborar los unos con los otros para conseguir un fin común y no aprovecharse del trabajo de los demás. Puede aplicarse para los trabajos grupales que deberán realizar en el desarrollo de sus actividades escolares, pero también a cualquier aspecto de su vida.

gallina rojaHabía una vez, una gallinita colorada que encontró un grano de trigo.

– ¿Quién sembrará este trigo?, preguntó.

– Yo no- dijo el cerdo.

– Yo no – dijo el gato.

– Yo no – dijo el perro.

– Yo no – dijo el pavo.

– Pues entonces- dijo la gallinita colorada -lo haré yo. ¡Clo-clo!. Y ella sembró el granito de trigo.

Muy pronto el trigo empezó a crecer asomando por encima de la tierra. Sobre él brilló el sol y cayó la lluvia, y el trigo siguió creciendo y creciendo hasta que estuvo muy alto y maduro.

– ¿Quién cortará este trigo?” – preguntó la gallinita.

– Yo no – dijo el cerdo.

– Yo no – dijo el gato.

– Yo no – dijo el perro.

– Yo no – dijo el pavo.

– Pues entonces-  dijo la gallinita colorada – lo haré yo. ¡Clo-clo!. Y ella cortó el trigo.

– ¿Quién trillará este trigo? – dijo la gallinita.

-Yo no – dijo el cerdo.

– Yo no – dijo el gato.

-Yo no – dijo el perro.

– Yo no – dijo el pavo.

– Pues entonces -dijo la gallinita colorada -lo haré yo. ¡Clo-clo!”. Y ella trilló el trigo.

– ¿Quién llevará este trigo al molino para que lo conviertan en harina? – preguntó la gallinita.

– Yo no – dijo el cerdo.

– Yo no – dijo el gato.

– Yo no – dijo el perro.

– Yo no – dijo el pavo.

– Pues entonces – dijo la gallinita colorada -lo haré yo. ¡Clo-clo!”. Y ella llevó el trigo al molino y muy pronto volvió con una bolsa de harina.

– ¿Quién amasará esta harina?- preguntó la gallinita.

– Yo no -dijo el cerdo.

– Yo no – dijo el gato.

– Yo no –  dijo el perro.

– Yo no -dijo el pavo.

– Pues entonces – dijo la gallinita colorada- lo haré yo ¡Clo-clo!. Y ella amasó la harina y horneó un rico pan.

– ¿Quién comerá este pan? – preguntó la gallinita.

– ¡Yo! – dijo el cerdo.

– ¡Yo! – dijo el gato.

– ¡Yo! – dijo el perro.

– ¡Yo! – dijo el pavo.

– Pues no – dijo la gallinita colorada -Lo comeré YO. ¡Clo- clo!.

Y se comió el pan con sus pollitos.

3 Comentarios

  1. Muy hermosa tu idea para salvar la infancia.
    Adema !me salvaste ! necesitaba este cuento para mi unidad.
    Gracias, gracias
    Buena suerte chaoo.

Dejar respuesta