El dominó de los sentimientos (o de las emociones, como prefieras) es mucho más que un simple dominó. Trata de un juego que ayudará a los pequeños de la casa a entender las emociones y a tener conciencia de sus propios sentimientos, por este motivo este juego es ideal para educar en emociones tanto en casa como en la escuela. ¡Cualquier lugar es apropiado para la educación emocional!

Además con este juego se potencia la capacidad de empatía y de ponerse en la piel del otro reconociendo e identificando nuestras propias emociones en los demás. Para que el juego pueda alcanzar el objetivo en los niños éstos deberán tener más de cuatro años de edad.

Este juego tiene como finalidad buscar diferentes imágenes o fotografías que expresen las emociones y así poder crear el dominó de los sentimientos. Para poder jugar adecuadamente tendrán que saber reconocer e identificar las diferentes expresiones emocionales en el rostro y así poder emparejarlas con las fichas del dominó.

¿Qué necesitas?

Para preparar este juego no es necesario que te gastes un dineral comprándolo, ¡porque lo puedes hacer tú mismo! Con cartulinas de colores, revistas, fotografías, pegamento, colores, lápices y muchas ganas de divertirse aprendiendo será más que suficiente.

emociones

Preparación del dominó

Para preparar el juego deberás recortar las cartulinas con un tamaño adecuado para crear las fichas del dominó, así que el tamaño eres libre de elegir el más apropiado. En cada ficha igual que en el dominó tradicional hay dos partes con números punteados aquí deberán aparecer dos expresiones. Tiene que tener 28 fichas con siete expresiones de cada una de las emociones.

¿Cómo se juega?

Primero se prepara el dominó con los niños para que identifiquen las emociones y después de buscar y encontrar los rostros se deberán pegar en las fichas adecuadamente.

Las emociones que pueden aparecer siempre serán: alegría, enfado, tristeza, sorpresa, asco, amor y miedo. Aunque si trabajas este juego con niños más mayores podrás añadir otras emociones y sentimientos más difíciles como envidia, vergüenza, etc.

¡ Y a jugar!

Dejar respuesta