El pasado día 25 de junio el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, presentó el plan de acción de educativo para el próximo curso, dotado con 580 millones de euros para el curso 2011. En el se recogen buena parte de las medidas acordadas durante la negociación del pacto educativo, con el que no están de acuerdo todos los partidos políticos.

Ante la implantación de este nuevo plan el ministro ha solicitado el apoyo de la comunidad educativa, los agentes sociales, y los partidos políticos en la puesta en marcha del plan. Algunas de estas medidas tomadas se presentaron el mes pasado a las comunidades.

Desde el inicio de la propuesta, una de las ideas más innovadoras y quizá criticadas fue la modificación del cuarto curso de la ESO por un curso orientativo, con dos opciones: una enfocada al Bachillerato y otra a la Formación Profesional, algo así como un curso para aclararse las ideas. También se introduce la flexibilidad en el sistemas para los jóvenes que quieran cambiar su elección y pasar de FP a la Universidad o viceversa.

Para reforzar la FP se creará la Plataforma FP en Internet, un centro virtual de referencia que permita estudiar 35 títulos en 2011, algo así como una Universidad a distancia, pero en este caso de Formación Profesional, y se intensificará el intercambio de alumnos entre las comunidades para realizar los distintos módulos de formación.

En cuanto a la preparación y conocimiento de lenguas extranjeras, un programa específico permitirá que alumnos de ESO y Bachillerato estudien entre tres y 10 meses en países europeos, una iniciativa similar a las becas Erasmus de la etapa universitaria. Se incrementarán los centros plurilingües y se fomentará el reconocimiento de las competencias en idiomas adquiridas.

El proceso de modernización e internacionalización de las universidades incluye una nueva regulación del doctorado, medidas que fomenten la transferencia del conocimiento, la potenciación de los campus a través de aspectos como la agregación y la especialización para construir un verdadero eje universidad-ciudad-territorio, y la racionalización de la oferta docente. También habrá un Observatorio Universitario de Becas, Ayudas y Rendimiento Académico.

Otras novedades incluidas en el Plan son:

  • Programa de educación inclusiva, que contempla un conjunto de medidas transversales a todo el sistema.
  • Certificación oficial de las competencias básicas de los alumnos de ESO, que se añade al actual título que obtienen.
  • Contratos programa plurianuales entre administraciones educativas y centros educativos para fomentar el éxito escolar.

Otros programas que se amplían o refuerzan son:

  • Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA). Se extienden a los alumnos de 3º y 4º de Educación Primaria y a todos los centros sostenidos con fondos públicos.
  • Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), en los que la obligatoriedad se extiende a dos años.
  • Dos nuevas evaluaciones generales para los alumnos de 6º de primaria y 4º de secundaria, en coordinación con las CCAA.
  • Becas salario y de movilidad. Se potencian tanto para estudiantes como para profesores en los ciclos de Grado y Máster.

El Plan también consolida programas que ya están en marcha y han demostrado su efectividad en el sistema educativo, como son Escuela 2.0 y Educa 3 (de fomento de la escolarización de niños de 0 a 3 años).

El propósito es lograr una mayor flexibilidad del sistema educativo, reconocimiento las nuevas formas de enseñar y de aprender. Para el Ministerio de Educación, sólo dicha flexibilidad permitirá abordar los dos grandes retos que tiene España (reducción del fracaso escolar e incremento del número de jóvenes que se gradúan en Educación Secundaria Obligatoria y que continúan su formación después de ella).

Vía: Ministerio de Educación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here