El abuso del móvil un peligro para la salud mental de los jóvenes

Los datos más recientes revelan que casi el 60% de los jóvenes en España afirman haberse enfrentado problemas de salud mental en algún momento. Estos datos se desprenden del último barómetro sobre jóvenes y salud, llevado a cabo por la Fundación Mutua Madrileña y Fad Juventud. Estas cifras han generado preocupación tanto entre padres como entre educadores y psicólogos.

Los expertos han centrado su atención en varios factores, incluyendo los efectos del aislamiento durante la pandemia y el uso excesivo de dispositivos electrónicos, una práctica cada vez más cuestionada. Este año, el regreso a las aulas tras las vacaciones de Navidad coincidió con la prohibición explícita de usar teléfonos móviles en los recintos escolares en Galicia y Murcia. En otras regiones, como Castilla-La Mancha, el uso de dispositivos está restringido a espacios fuera del aula.

La preocupación no se limita únicamente a la posible interferencia de los dispositivos en el entorno y las actividades académicas. Según la psicóloga de Clínicas Origen, Pilar Conde, la tendencia a relacionarse con el mundo a través de las pantallas en lugar de experimentar interacciones directas puede estar vinculada al desarrollo de problemas de ansiedad, lo que puede dar lugar a cambios en el estado de ánimo y, en casos extremos, conducir a comportamientos autodestructivos. Todo esto ocurre en un contexto en el que se observa una disminución generalizada de la autoestima.

Centrándonos en las prohibiciones de las autoridades educativas, la experta admite que, si bien la norma puede ser percibida por los jóvenes como una merma de su libertad y será importante valorar bien como integrar las medida para generar equilibrio, el no disponer de móviles en el entorno escolar va a facilitar la concentración, la atención, así como el desarrollo de las competencias cognitivas y escolares necesarias. También, muy importante, explica, “va a ayudar a que las relaciones sociales se establezcan de manera tradicional, forjando vínculos sociales más significativos y desarrollando habilidades sociales”, sin olvidar que pondría freno a grabaciones y fotos, que pueden ser empleados como elementos de acoso escolar.

¿Y fuera de las aulas? ¿Teléfono móvil, sí y cuándo? Para los psicólogos de esta red de clínicas tan importante como la edad a la que los chicos tienen acceso sería el uso compartido con los padres, de tal forma que éstos puedan supervisar contenidos y horarios hasta una edad más avanzada.

También te puede interesar:  Sigo Creciendo, una feria educativa en Córdoba

De momento, parece existir cada vez más consenso en aumentar la edad del primer uso, hasta ahora establecida por cierto consenso social en los doce años. Uno de los motivos es la constante comparación que niños, adolescentes y jóvenes hacen con respecto a otros en las redes, circunstancia que, de nuevo, conduce a problemas de autoestima y de identidad y que, a su vez, es origen de problemas anímicos y de trastornos de carácter ansioso: “ se sobrevalora  lo percibido y se infravalora lo propio, creándose así una brecha percibida significativa entre lo que se percibe como real y lo que se desea”. Más allá, la psicóloga advierte que el empleo de las redes sociales cuando la identidad no está aún establecida y la autoestima supeditada a la opinión ajena se convierte en un riesgo para el menor.

En este contexto, desde Clínicas Origen recuerdan que la solución al problema se inicia en casa, por lo que ofrecen estos consejos para padres. El objetivo, poner freno al abuso del teléfono móviles.

  • Negociar tiempo de pantallas y supervisión de las mismas
  • Facilitar la realización de actividades en contextos sociales, de deporte, en actividades que sean de agrado del menor.
  • Disponer en el hogar de otro tipo de actividades o tareas que sean estimulantes para el niño.
  • Tolerar las demandas de aburrimiento y delegar la responsabilidad en el menor para que busque la manera  de solucionarlo, potenciando así su creatividad y la autorregulación emocional.

Según el informe de Fad arriba mencionado, los jóvenes pasan siete horas al día frente a la pantalla. La recomendación al respecto varía según países y por edades, pero, por ejemplo, China, uno de los gigantes de la tecnología, ha limitado el consumo diario en menores a dos horas diarias. La Asociación Americana de Pediatría sugiere, por su parte, limitar el tiempo de pantalla a una o dos horas  diarias para niños mayores de 2 años, y para adolescentes, se recomienda establecer límites razonables.

Últimos artículos