El colegio del futuro está cada vez más cerca, las nuevas tecnologías permitirán que aprender en la escuela sea más divertido, o al menos eso plantean desde la empresa norteamericana Corning. Ellos se dedican al desarrollo de soluciones ópticas, pantallas y cristal y su propuesta para el aula del siglo XXI es una pizarra interactiva donde los docentes podrán enseñar el contenido de forma visualmente atractiva, rápida y variada.

En la clase futurista que proponen desde Corning cada estudiante tiene una tablet transparente desde la cual pueden seguir la lección. Hoy esto se logra medianamente a través de la correcta implementación de los ordenadores portátiles que reciben los alumnos en diferentes escuelas. Pero Corning va un paso más allá pensando en un aula interconectada y funcionando a la perfección.

Fuente: CNET
Fuente: CNET

El futuro es hoy

Pese a que la propuesta de Corning parece alocada y muy lejana en el tiempo, la realidad es que ya existen este tipo de tecnologías. Actualmente hay salas de conferencias donde se utilizan este tipo de dispositivos y los resultados son muy positivos porque el seguimiento de los temas es inmediato, versátil y eficiente. En caso de aplicarse en el aula, algo que sería extremadamente costoso pero una inversión para el futuro de los alumnos, se podrían experimentar nuevas formas de acercar el contenido a los alumnos y guiar su proceso de aprendizaje.

La realidad aumentada y el toque de cine futurista de estas nuevas medidas es una de las herramientas con las que el colegio del futuro intenta atraer la atención de los alumnos. Cada vez están más estimulados por Internet, la televisión y los medios así que los docentes deben encontrar la forma de llamar su atención y presentar los temas de tal forma que el alumno se involucre con lo que está aprendiendo. ¿Llegará a ser así el aula del futuro?

Dejar respuesta