Bajo los auspicios de la  Asociación para la Prevención Internacional del Bullying se celebrará en noviembre del 2012, del 4 al 6 de noviembre en la ciudad norteamericana de Kansas City, la IX Conferencia Anual Internacional para la prevención del Bullying, que ya saben es la expresión en habla inglesa que engloba todas las formas de acoso escolar. Y que siendo ésta una de las problemáticas más extendidas por el  mundo, reviste especial importancia para erradicar esta situación que provoca anualmente que miles de niños deserten de la escuela o se dejen llevar en un espiral de violencia, por defenderse o dejarse atacar, convirtiéndose en acosados o acosadores.

La Conferencia es organizada por la Asociación Internacional para la Prevención de la Intimidación, una asociación no lucrativa que lucha por hacer conciencia en el público, sobre la importancia de evitar el acoso escolar, con secuelas psicológicas en los estudiantes para toda la vida, una situación que promueve la violencia, que somete a millones de niños y adolescentes en todo el mundo y que hace del ambiente escolar todo menos, lo que se espera, escuelas seguras para todos, influyendo en los resultados educativos.

Se ha establecido que cada vez   más estudiantes son víctimas o hacen víctimas  otros del acoso escolar, aunque también los expertos determinaron tiempo atrás que, no existen condiciones de salud mental como enfermedad mental o trastornos graves de la personalidad que determinen, que un niño o adolescente sea acosador, si influyen la falta de empatía y una equivocada percepción de la realidad.

acoso escolar

Hoy se sabe, que existen varias clases de acoso escolar y que la única forma de luchar contra el mismo es adoptando las medidas extremas de prevención, encarando la problemática y resolviendo conflictos con medidas correctivas a largo plazo. Aunque el acoso escolar ha existido siempre, la modernidad y extrema liberalidad en la educación contribuyeron a que sea hoy, una de las problemáticas más urgentes de resolver en el entorno educativo, y en el que deben intervenir no solo escuelas y maestros sino padres y familia.

Imagen: Vía

Dejar respuesta