Cómo rellenar los datos de un sobre blanco

La llegada de Internet supuso un importante cambio para las personas. Hoy en días es posible hacer prácticamente de todo desde la red, desde comprar un producto hasta estar en contacto con alguien que está a miles de kilómetros de distancia. Pero Internet también ha traído que cosas habituales como escribir una carta, pase a un segundo plano. Si preguntases a los jóvenes como rellenar los datos en los sobres blancos, mucho de ellos no sabrían como hacerlo. Por este motivo, hoy queremos echar la mirada hacia atrás y recordar como cumplimentar un sobre de forma correcta para que llegue a su destinatario.

Antes de ver la información que hay que poner en la carta, es importante utilizar un bolígrafo que permita una escritura clara y limpia. El color azul o negro son las mejores opciones. En el caso de que la dirección del destinatario no se entienda correctamente, lo más probable es que sea devuelta o bien nunca llegue a su destino.

Índice del artículo

Información del destinatario

La información del destinatario es la más importante que escribiremos en el sobre blanco. Esta información debe ser escrita en la parte central del anverso del sobre. Se suele dividir en cuatro líneas bien diferenciadas:

  1. En la primera aparecerá el nombre el apellido del destinatario.
  2. A continuación se indicará la dirección de entrega (calle, número y piso).
  3. En la tercera línea deberemos escribir el código postal y la localidad, además de la provincia, que suele ir entre paréntesis.
  4. Por último, escribiremos el país. Esto solo se suele indicar si se trata de un país extranjero.

Información del remitente

A diferencia del destinatario, la información del remitente deberá ser indicada en el reverso del sobre, más concretamente en la solapa de este. En ese pequeño hueco será donde deberemos indicar todos nuestros datos en el caso de enviarla nosotros.

También te puede interesar:
Herramientas para generar material educativo online

La información que debería aparecer ahí sería nuestro nombre y apellidos, además de nuestra dirección. Aquí podemos utilizar la misma estructura que hemos comentado en el caso del destinatario, aunque por el espacio de la solapa, la dividiríamos en dos o tres líneas como mucho.

Es importante indicar bien toda esta información, ya que en caso de ser devuelta, será a estos datos donde la enviará el servicio de Correos.

El sello del sobre

Si no se incluye un sello en la carta, esta no será enviada. El sello actúa como pago del servicio de envío, siendo importante que el importe del sello sea el adecuado según el destinatario.

A la hora de colocarlo, este debe ir en la esquina superior derecha del anverso del sobre. Aunque esto era lo habitual hace años para que el trabajador de la oficina de correos pusiera el matasellos de forma cómoda, hoy no es necesario, pudiendo ser colocado en cualquier parte del sobre. De hecho, si vas a una oficina de Correos sin sello, ellos imprimirán una etiqueta que funciona como sello y que colocan en la mejor posición posible.

Como hemos comentado al principio de nuestro artículo, el envío de cartas ha perdido mucho protagonismo en los últimos años a favor del correo electrónico, u otros tipos de envíos como hacer una Newsletter. De todas formas, ahora que llega la Navidad, es un buen momento para retomar el envío de cartas para felicitar de nuestro puño y letra a todos nuestros seres queridos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here